AR flights 728 x 90

ARA San Juan: esperan orden judicial para entregar objetos personales a los familiares

A más de un año del hundimiento del submarino ARA San Juan, los lockers privados de sus 44 tripulantes aún guardan en la Base Naval de Mar del Plata los objetos de cada uno de ellos, a la espera de una orden judicial para que sean entregados a sus familiares.

Cartas, anillos, fotos, alguna prenda de vestir, libros, souvenirs, documentos, e incluso elementos del traje de gala que no fueran necesarios mientras estaban embarcados, permanecen bajo llave en los armarios de los submarinistas.
Allí permanecen objetos y recuerdos desde la mañana del 25 de octubre de 2017, cuando el submarino zarpó de su muelle en la base marplatense.

Las taquillas son más grandes que un casillero de vestuario tradicional y más pequeñas que un armario típico, con una dimensión de aproximadamente 1,8 metros de alto por 80 centímetros de ancho, contaron a Télam algunos familiares de los tripulantes.

Están en el edificio destinado a oficiales y suboficiales e identificadas con los nombres de cada uno de ellos.

Permanecen cerradas con llave, tal como las dejaron los 44 submarinistas, incluso los más antiguos, que en algunos casos tenían más de una taquilla.

Desde que la desaparición del San Juan -el 15 de noviembre de 2017- derivó en una investigación judicial, quedaron selladas por orden de la jueza federal Marta Yañez, incluso para aquellos familiares que guardaban una copia del candado o de la cerradura. Cada taquilla está bloqueada con un precinto judicial numerado.

Ni siquiera fueron abiertas el 26 de enero último, cuando Yañez dispuso una serie de allanamientos en instalaciones de la base naval.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.