AR flights 728 x 90

Argentina G20 2018: 1ra Reunión; construyendo consensos para un desarrollo justo y sostenible

Se realizó en el Centro de Exposiciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la Primera reunión de ministros de Hacienda y Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 en la que los líderes de la economía global estuvieron reunidos durante dos días. Algunos de los temas de la agenda fueron: el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo, la tecnología detrás de las criptomonedas, la arquitectura financiera internacional y el sistema impositivo global.

Esta primera reunión ministerial durante la presidencia argentina es un hito fundamental en la agenda del Canal de Finanzas del G20. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial; Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo; Christine Lagarde, titular del FMI, y Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, fueron algunos de los que se sentaron a la mesa de las negociaciones. Asistieron en total 22 ministros de Finanzas, 17 presidentes de Bancos Centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales participando durante 48 horas de una agenda intensa.

La presidencia argentina priorizó el futuro del trabajo y la infraestructura. Para el primero de esos temas, los líderes de la economía mundial buscaron entender el impacto de los cambios tecnológicos con el objetivo de encontrar las herramientas para crear más y mejores empleos. Con respecto a la infraestructura, debatieron nuevos caminos para lograr más participación privada y así reducir el déficit mundial de infraestructura. También dialogaron sobre los principales riesgos y oportunidades de la economía internacional.

 La apertura fue realizada por Nicolás Dujovne (ministro de Hacienda de nuestro país) y José Ángel Gurría (secretario general de la OCDE) quienes brindaron una conferencia de prensa.

 El ministro de Hacienda entre otros temas destacó el plan de inserción de la Argentina al mundo y sostuvo que es un proceso de “integración gradual”. “La Argentina, está comprometida con el multilateralismo y la cooperación internacional. Queremos aprovechar el liderazgo del G20 para demostrar al mundo que podemos ser un socio confiable, con el que se puede dialogar. Ese es el espíritu que queremos llevar al foro”, enfatizó Dujovne.

 Por su parte, Gurría entregó al ministro Dujovne una copia del informe elaborado por la OCDE titulado “Apuesta por el crecimiento” que es un documento que analiza los parámetros de las políticas estructurales y el rendimiento económico, con el fin de ofrecerle a los responsables políticos recomendaciones sobre reformas concretas que impulsen el crecimiento y que garanticen que el conjunto de la sociedad pueda participar de sus beneficios. “Les invito a ver con detalle este trabajo, como digo, no es la primera vez, estamos año con año con año dándole un seguimiento, y que nos permite establecer una serie en el tiempo y poder medir inclusive que tanta reactividad tienen a las propias recomendaciones que hacemos los países del G20”, sostuvo el secretario general.

 El ministro Dujovne destacó que “quiero en primer lugar agradecer al Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría por su visita, por el trabajo que venimos realizando en conjunto con la OCDE. El documento que hoy se presenta aquí es muy importante para el trabajo técnico del G20, ya que provee un excelente resumen de las reformas estructurales que están llevando un conjunto de países avanzados y en desarrollo. Estamos muy contentos de que en la versión de este año el caso de la Argentina se destaca como uno de los países con una de las agendas de reformas más ambiciosas, eso nos compromete aún más a seguir en este camino que emprendimos hace dos años. Vamos a continuar con este proceso de reformas permanentes, como llamó el Presidente, que nos permite poner a la Argentina en un sendero de crecimiento sostenido e inclusivo. Para eso es necesario promover la inversión que es la base para la creación de empleo y aumento de salarios basados en una mayor productividad, que son aquellos que son sostenibles en el tiempo. Tal como señala el reporte que se presenta hoy, entre las reformas que hoy hemos emprendido se destaca la reforma tributaria, aprobada en 2017, y también el consenso fiscal con los gobernadores, que permite también reformar los impuestos a nivel sub nacional. Eso nos permite avanzar a un sistema tributario más eficiente, moderno y equitativo. Los resultados de la reforma en los cuales la Argentina está embarcada, muestran que la Argentina está creciendo hace siete trimestres consecutivos, esto no ocurría desde el año 2011.”

 El presidente de Argentina, Ing. Mauricio Macri, visitó el segundo día la  Primera reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de la Argentina y se dirigió a los líderes de la economía mundial reunidos en Buenos Aires. Con un discurso breve y directo, los invitó a demostrar que “el G20 es un mecanismo eficaz para enfrentar los desafíos globales del siglo XXI” además de señalar la importancia del encuentro para nuestro país: “Presidir el G20 es uno de los mayores desafíos de nuestra historia. Lo hemos asumido con orgullo y con humildad. Y lo estamos haciendo como mediadores de buena fe, fomentando el consenso y el diálogo”, a la vez que marcó el enfoque latinoamericano en el abordaje de los diferentes temas. “Estamos llevando adelante la presidencia del G20 con una visión del sur, pero no del sur refiriéndome solamente a la Argentina. Esta es una región de paz, una región en desarrollo que tiene mucho para aportar, tanto en seguridad energética como seguridad alimentaria. Y por eso es necesario que el G20 ponga las necesidades de la gente en primer plano, con un enfoque profundo en la equidad y la sostenibilidad”.

 Luego de la reunión de los jefes de las delegaciones el ministro de hacienda de Argentina, Nicolás  Dujovne conjuntamente con el presidente del Banco Central de la República Argentina, (BCRA) Federico Sturzenegger, difundieron el  comunicado oficial con las principales conclusiones de la reunión y coincidieron en reafirmar la importancia del comercio internacional como factor fundamental para el desarrollo.

Dujovne explicó que los acuerdos conseguidos constituyen “un mensaje claro y determinante en términos de los beneficios del comercio internacional”. El ministro señaló la importancia del G20 como un organismo de coordinación de políticas a nivel internacional y recordó el rol positivo del foro para atenuar los efectos de la crisis financiera de 2008. En ese sentido, anticipó que el foro continuará trabajando en favor del diálogo y la búsqueda de consenso. También realizó un repaso por la agenda de los temas centrales abordados durante la reunión, que incluyeron el futuro del trabajo y el financiamiento de la infraestructura, dos de las prioridades que impulsó la Argentina. “Lo que queremos lograr es que todos los países que trabajan en el G20 puedan generar mecanismos para que en el mundo exista un crecimiento sostenido e inclusivo”, dijo.

 Agregó además que durante el debate se logró un consenso general sobre la necesidad de avanzar en la generación de las herramientas necesarias para poder gravar la economía digital. En estos nuevos escenarios económicos, sostuvo, “hay un vacío en términos de cómo cobrar impuestos”. Sturzenegger, en tanto, destacó el nivel de diálogo logrado durante las reuniones de trabajo y sostuvo que a pesar de las tensiones existentes en torno al comercio siempre se mantuvo 8el “enfoque constructivo entre las partes”. Mientras “la sensación de ayer era que la cuestión del comercio internacional estaba en el centro del debate”, fue posible lograr avances. “Hoy la sensación es que hubo una mirada cooperativa”.  El presidente del Banco Central argentino afirmó que de las reuniones surgió la necesidad de dar una discusión en torno a los denominados criptoactivos y que se destacaron dos posiciones: una en favor de la regulación y del trabajo sobre la ciberseguridad, y otra línea que sugiere que si surgen este tipo de propuestas es porque los medios de pago tradicionales necesitan mejorarse. El consenso, explicó el funcionario, se fijó sobre la necesidad de darle seguimiento al tema.  Ambos funcionarios destacaron la relevancia del foro como espacio de discusión global y enfatizaron la importancia de impulsar una agenda para lograr un crecimiento inclusivo. Interesante la reflexión Sturzenegger que aportó traída de otra reunión, “nunca los cambios fueron tan veloces y habrán parecido tan lentos”.

 En el comunicado oficial que consta de varios ítems se reconoce la “necesidad de un diálogo mayor y acción”; y “al comercio internacional y a la inversión como motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo. La política fiscal debe utilizarse de manera flexible, ser amigable con el crecimiento y priorizar la inversión de calidad, mejorando la resiliencia económica y finaciera…fundamentos sólidos, políticas adecuadas y un sistema monetario internacional resiliente son necesarios para la estabilidad de los tipos de cambio, lo que contribuye a un crecimiento y una inversión fuerte y sostenible…”  El comunicado en definitiva reflejó el compromiso de los líderes de la economía global por “fortalecer la contribución del comercio a nuestras economías”. En concreto, los ministros de Finanzas, presidentes de Bancos Centrales y titulares de organizaciones internacionales sostuvieron que “el comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo”. Ante los desafíos de la economía global, afirmaron: “Este es nuestro momento de tomar acción para abordar los impedimentos al crecimiento estructural, reforzar nuestra capacidad de resistencia, reducir los desequilibrios globales excesivos y mitigar los riesgos”. Los ministros reconocieron que las respuestas políticas y la cooperación internacional son necesarias para aprovechar las oportunidades y asegurar que los beneficios lleguen a todos. Por esa razón acordaron “desarrollar un abanico de opciones de políticas públicas para evaluar en nuestra reunión en julio”. También acordaron “promover las condiciones necesarias para ayudar a desarrollar la infraestructura como una clase de activo”, una de las prioridades impulsadas por la presidencia argentina.  Para lograr este objetivo, se desarrolló una hoja de ruta, basada en las conclusiones de presidencias anteriores y que propone próximos pasos. En concreto, los líderes de la economía mundial se comprometieron a “mejorar la preparación de proyectos, avanzar hacia una mayor estandarización de los contratos y los instrumentos de financiación de la infraestructura, abordar la falta de datos y mejorar la mitigación de riesgo, teniendo en cuenta las condiciones específicas de cada país”. Si bien reconocieron los desafíos que representan las criptomonedas, los ministros se comprometieron a “implementar los estándares que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) establece para cripto-activos”. Además, solicitaron que el GAFI, un organismo internacional, revise esos estándares y que avance “en su implementación global”. (Los lectores que estén interesados en ver el comunicado completo pueden hacerlo en el anexo que está al final de la nota: Comunicado G20)

 Asimismo las delegaciones de USA y Francia brindaron conferencias de prensa. La de EEUU estuvo a cargo del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y la de Francia fue ofrecida por el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire.

«Las reformas de Argentina fueron muy productivas y mejoraron su economía», según Mnuchin quien en tanto secretario del Tesoro de Estados Unidos, se sumó a la ola de respaldo en lo cambios efectuadas por la Argentina durante la actual gestión de Mauricio Macri. El funcionario realizó esta consideración durante una conferencia de prensa brindada por la delegación de Estados Unidos, luego de participar en la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 en Buenos Aires.

Por su parte, el ministro Economía de Francia, Bruno Le Maire expresó que: “Conocemos que existe una dificultad, pero creemos fuertemente que el proteccionismo no es la respuesta adecuada”, sobre la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles a la importación de acero y aluminio y propuso una discusión sobre el bitcoin “dado un riesgo especulativo obvio”, asimismo fue altamente positiva su opinión con respecto a nuestro Presidente, Mauricio Macri.

 La agenda también incluyó también lograr un sistema impositivo global inclusivo. Los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales dialogaron sobre cómo la economía digital genera valor, dónde se crea el valor y cómo los impuestos pueden ser reportados y recaudados de manera equitativa, eficiente y efectiva sin generar barreras a la innovación.

 Hubo un tiempo destinado a promover la inclusión digital, lo que implica aprovechar las oportunidades de la digitalización de la economía para incluir financieramente a personas en situación de vulnerabilidad. Estos temas comenzaron a ser tratados por los deputies, segunda línea en la jerarquía de los ministros de Finanzas y Bancos Centrales ante el G20, que se reunieron los dos días en el CEC. Estos altos funcionarios dieron los primeros pasos en la definición de cada una de estas propuestas, determinantes para el futuro de la economía global.  Para la reunión llegaron a Buenos Aires unos 400 delegados que representan a 24 países y 13 organizaciones internacionales.

 Recordemos que el G20 nació en 1999 como una reunión técnica de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales. En plena crisis económica de 2008, se convirtió en lo que es hoy: un espacio clave de discusión y toma de decisiones en el que participan los máximos líderes mundiales y las principales economías. En conjunto, sus miembros representan el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial y el 75% del comercio internacional.

 Para éste año, las recomendaciones que salgan del total de cinco encuentros que mantendrán durante el año los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales estarán en la mesa de los máximos referentes políticos del G20 en la Cumbre de Líderes, que se realizará el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, en Buenos Aires.

(Producción Fotoperiodística Especial: Mariana Bouza © 2018)

Anexo: Comunicado G20:

“1. Las perspectivas económicas globales han continuado mejorando desde nuestra última reunión en octubre de 2017, con el aumento sincronizado de crecimiento más amplio desde 2010 y un repunte en la inversión y el comercio. Si bien recibimos con satisfacción este progreso, la reciente volatilidad en los mercados, a pesar de los sólidos fundamentos de la economía mundial, es un recordatorio de los riesgos y las vulnerabilidades. Los riesgos a la baja persisten y, en el mediano plazo, continúan existiendo desafíos para aumentar el crecimiento y hacerlo más inclusivo. Este es nuestro momento de tomar acción para abordar los impedimentos al crecimiento estructural, reforzar nuestra capacidad de resistencia, reducir los desequilibrios globales excesivos y mitigar los riesgos. Discutimos los principales riesgos para las perspectivas económicas, incluidas las vulnerabilidades financieras, que podrían revelarse con un endurecimiento de las condiciones financieras más rápido de lo esperado, y un aumento de las tensiones económicas y geopolíticas. Acordamos continuar utilizando todas las herramientas de política para apoyar un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo. Implementaremos reformas estructurales para mejorar nuestro potencial de crecimiento. La política fiscal debe utilizarse de manera flexible, ser amigable con el crecimiento y priorizar la inversión de calidad, mejorando la resiliencia económica y financiera y garantizando que la deuda como porcentaje del PBI se encuentre en un sendero sostenible. Fundamentos sólidos, políticas adecuadas y un sistema monetario internacional resiliente son esenciales para la estabilidad de los tipos de cambio, lo que contribuye a un crecimiento y una inversión fuerte y sostenible. Los tipos de cambio flexibles, cuando son factibles, pueden servir para mitigar shocks externos. Reconocemos que la volatilidad excesiva o los movimientos desordenados de los tipos de cambio pueden tener consecuencias adversas para la estabilidad económica y financiera. Nos abstendremos de devaluaciones competitivas y no usaremos nuestros tipos de cambio para esos fines. El comercio internacional y la inversión son motores importantes del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo. Reafirmamos las conclusiones de nuestros Líderes sobre el comercio en la Cumbre de Hamburgo y reconocemos la necesidad de un mayor diálogo y acción. Estamos trabajando para fortalecer la contribución del comercio a nuestras economías.

2. La tecnología, incluida la digitalización, está transformando substancialmente la economía global, dada su naturaleza sin fronteras e intangible y su habilidad creciente para automatizar tareas cognitivas. Estamos desarrollando un entendimiento común de la naturaleza de los cambios y de sus potenciales implicancias. Se espera que las tecnologías transformativas traigan oportunidades económicas inmensas, tales como nuevas formas de hacer negocios, nuevas industrias, nuevos y mejores empleos, un mayor crecimiento del PBI y mejoras en los estándares de vida. Al mismo tiempo, la transición crea desafíos para individuos, empresas y gobiernos. Estos incluyen cambios en los mercados laborales, la importancia creciente de las habilidades y la adaptabilidad, y el riesgo de una creciente inequidad entre los países y dentro de ellos. Las respuestas políticas, que incluyen la cooperación internacional, son necesarias para garantizar y asegurar que los beneficios sean compartidos por todos. Por tanto, acordamos desarrollar un abanico de opciones de políticas públicas para evaluar en nuestra reunión en Julio.

3. La infraestructura es crítica para impulsar la productividad, mejorar la conectividad, sostener un crecimiento inclusivo de largo plazo y brindar a nuestros ciudadanos el acceso físico y digital a la nueva economía. A pesar de su importancia, existe una brecha persistente de financiamiento a la infraestructura. El financiamiento público de la infraestructura es esencial, pero se necesita movilizar capital privado adicional para satisfacer las necesidades globales de infraestructura. Para lograr esto, acordamos promover las condiciones necesarias para ayudar a desarrollar la infraestructura como una clase de activo. Para guiar nuestro trabajo, endorsamos la Hoja de Ruta hacia la Infraestructura como una Clase de Activo, basada en los resultados de anteriores presidencias del G20 y reúne los pasos necesarios para lograr nuestra ambición. La Hoja de Ruta identifica siete áreas de trabajo, incluyendo marcos regulatorios y mercados de capitales, así como infraestructura de calidad. En 2018, nuestro enfoque bajo la Hoja de Ruta será mejorar la preparación de proyectos, avanzar hacia una mayor estandarización de los contratos y los instrumentos de financiación de la infraestructura, abordar la falta de datos y mejorar la mitigación de riesgo, teniendo en cuenta las condiciones específicas de cada país. Esperamos continuar y profundizar el diálogo con el sector privado.

4. Tomamos nota del informe de la Junta Independiente del Global Infraestructura Hub en el cual se recomienda la renovación de su mandato. Hacemos un llamado a la coordinación entre las 2 iniciativas actuales, patrocinadas por los Bancos Multilaterales de Desarrollo y otros, para evitar la duplicación de esfuerzos.

5. Reafirmamos nuestro compromiso de continuar fortaleciendo la red de seguridad financiera global con un Fondo Monetario Internacional sólido, basado en cuotas y con recursos adecuados como eje. Estamos comprometidos a concluir la Decimoquinta Revisión General de Cuotas del FMI y acordar una nueva fórmula para el cálculo de cuotas como base para un realineamiento de la participación de cuotas, que resulte en un incremento en la participación de economías dinámicas en línea con sus posiciones relativas en la economía mundial y, por ende, posiblemente en la participación de economías de mercados emergentes y de países en desarrollo en conjunto, protegiendo al mismo tiempo la voz y representación de los miembros más pobres, para las Reuniones de Primavera del 2019 y no más tarde que las Reuniones Anuales del 2019.

6. Los flujos de capitales internacionales ofrecen beneficios significativos, pero su tamaño y volatilidad pueden representar desafíos de política económica. Continuaremos monitoreando los flujos de capitales y refinando nuestro entendimiento de las herramientas para mejorar la resiliencia del sistema monetario internacional. Reconocemos la importancia de las políticas macro prudenciales para limitar el riesgo sistémico. Continuamos profundizando nuestro entendimiento de las medidas de manejo de flujos de capitales y las condiciones bajo los cuales pueden ser efectivas, teniendo en cuenta las circunstancias específicas de cada país. Esperamos la continuación de más trabajo por parte del FMI sobre la base de su Visión Institucional sobre el Manejo de Flujos de Capitales, que ayudará a los países a tomar acciones informadas, así como los resultados de la Revisión del Código de la OCDE sobre Liberalización de los Movimientos de Capitales.

7. El aumento de los niveles de deuda en los países de bajos ingresos ha generado preocupaciones sobre las vulnerabilidades de la deuda en estas economías. Estamos de acuerdo en que el desarrollo de capacidades en la gestión de las finanzas públicas, el fortalecimiento de políticas domésticas y mejoras en el intercambio de información podrían ayudar a evitar nuevos problemas de endeudamiento en los países de bajos ingresos. Abogamos por una mayor transparencia, tanto del lado de los deudores como de los acreedores. Reafirmamos nuestro apoyo al trabajo en curso del Club de París, como principal foro internacional para la reestructuración de deuda oficial de carácter bilateral, orientado hacia una inclusión más amplia de los acreedores emergentes. Apoyamos la provisión de asistencia técnica por parte del FMI y del Grupo del Banco Mundial en registro y reporte de deuda en los países de bajos ingresos, cuando resulte necesario, y esperamos con interés el trabajo de estas instituciones sobre la transparencia de deuda.

8. El sistema financiero global debe permanecer abierto, resiliente, apoyando el crecimiento y basado en estándares internacionales acordados. Continuaremos monitoreando cuidadosamente y, en caso que sea necesario, abordando los riesgos emergentes y las vulnerabilidades en el sistema financiero. Celebramos la finalización de Basilea III que completa los principales elementos de las reformas regulatorias post crisis. Nos mantenemos comprometidos a la implementación y finalización total, consistente y oportuna de las reformas y de su evaluación para contribuir a identificar y abordar cualquier consecuencia sustancial no intencional, asegurando que las reformas alcancen sus objetivos. Esperamos la evaluación de las reformas conducida por FSB, incluyendo sus efectos en el financiamiento de la inversión en infraestructura y en los incentivos para el uso de contraparte central en los derivados de mercados no organizados. Continuaremos abordando la reducción de las relaciones de corresponsalías bancarias.

9. Reconocemos que las innovaciones tecnológicas, incluyendo aquellas subyacentes a los criptoactivos, tienen el potencial de mejorar la eficiencia y hacer más inclusivo el sistema financiero y a la economía en su conjunto. Los cripto-activos, sin embargo, plantean cuestiones relacionadas con la protección de los consumidores e inversores, la integridad de los mercados, la evasión impositiva, el lavado de dinero, y el financiamiento al terrorismo. Los cripto-activos carecen de los principales atributos que tienen las monedas soberanas. En algún momento pueden tener implicancias para la estabilidad financiera. Nos comprometemos a implementar los estándares del GAFI en materia de cripto-activos, esperamos la revisión de estos estándares por parte del GAFI, y reclamamos su implementación global. Pedimos a los organismos que establecen estándares internacionales que continúen el monitoreo de los cripto-activos y sus riesgos, de acuerdo a sus mandatos, y evalúen las acciones multilaterales necesarias.

10. Continuaremos con nuestro trabajo para lograr un sistema tributario internacional justo y moderno y damos la bienvenida a la cooperación internacional y a las políticas tributarias a favor del crecimiento. Seguiremos comprometidos con la implementación del paquete de lucha contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios y damos la bienvenida a los progresos logrados hasta ahora. Los impactos de la digitalización de la economía en el sistema tributario internacional siguen siendo cuestiones claves pendientes. Damos la bienvenida al reporte interino de la OCDE que analiza los impactos de la digitalización de la economía en el sistema tributario 3 internacional. Nos comprometemos a trabajar juntos para logar una solución consensuada para el año 2020, con una actualización en el año 2019.

11. Hemos progresado sustancialmente en materia de transparencia tributaria. Durante este año habremos avanzado en la implementación de los estándares y requerimientos relativos a la transparencia e intercambio de información con fines tributarios. Las jurisdicciones que en 2018 tienen previsto iniciar los intercambios automáticos de información financiera con fines tributarios deben asegurarse que se adopten todos los pasos necesarios para cumplir con el compromiso a tiempo. Llamamos a todas las jurisdicciones a firmar y ratificar el Convenio sobre Asistencia Administrativa Mutua en Asuntos Fiscales. Esperamos las recomendaciones de la OCDE sobre cómo reforzar los criterios para evaluar el cumplimiento por parte de las jurisdicciones con las normas acordadas internacionalmente en materia de transparencia fiscal. Se consideraran medidas defensivas contra las jurisdicciones listadas. Continuamos apoyando la asistencia a los países en vías de desarrollo para desarrollar su capacidad tributaria. Damos la bienvenida a la primera conferencia de la Plataforma para la Colaboración en materia Tributaria y los esfuerzos realizados para ayudar a los países en vías de desarrollo a implementar los nuevos estándares internaciones de tributación. Asimismo, alentamos a los países a mejorar la certeza tributaria.

12. Nos comprometemos a intensificar nuestra lucha contra el financiamiento del terrorismo, el lavado de activos y el financiamiento de la proliferación. Llamamos a la implementación completa, efectiva y rápida de los estándares del GAFI en todo el mundo. Reafirmamos nuestro apoyo al GAFI, como organismo normativo mundial contra el lavado de activos y contra el financiamiento del terrorismo, para fortalecer aún más su base institucional, gobernabilidad y capacidad. Llamamos al GAFI a mejorar sus esfuerzos para contrarrestar el financiamiento a la proliferación».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.