AR flights 728 x 90

Casi sin transpirar, Argentina goleó a Irak 4-0 antes de enfrentar a Brasil

El conjunto nacional venció ampliamente a Irak en un encuentro amistoso disputado en Arabia Saudita. El próximo martes enfrenta al equipo brasileño en el Superclásico de las Américas.

Con una gran diferencia de jerarquía entre sus respectivos jugadores, la Selección argentina venció este jueves por 4 a 0 a Irak en un amistoso disputado en el estadio Príncipe Faisal Bin Fahd de la ciudad saudí de Riad.

A los 18 minutos del primer tiempo, Lautaro Martínez abrió la cuenta de cabeza luego de un centro de Marcos Acuña. En el complemento, a los 8 minutos Roberto Pereyra aumentó la cuenta y a los 37 Germán Pezzella, de cabeza, puso el 3 a 0.

Cuando parecía que la historia estaba cerrada, Franco Cervi hizo una gran jugada individual para redondear la goleada, a los 46. Antes del duelo con Brasil del martes 16, Argentina cumplió el trámite de vencer a un rival muy inferior.

A excepción de un centro en el que Sergio Romero dejó dudas y generó cierto riesgo, Argentina nunca pasó sobresaltos ante un adversario muy inferior.

La Selección de Lionel Scaloni sigue con su objetivo de tratar de darle una buena circulación al balón, tal como ocurriera en los duelos ante Guatemala y Colombia.

Esta vez tuvo muchas facilidades al enfrentar a un rival que no lo presionó para forzar errores en el traslado y por eso se jugó casi siempre en campo del elenco iraquí. Sin embargo, ese dominio territorial no se tradujo en grandes ocasiones de gol ni tampoco en un gran juego colectivo.

Sí se vieron combinaciones interesantes entre Lautaro Martínez (lúcido para tirarse atrás) y Marcos Acuña, con muchas facilidades para proyectarse en su rol de lateral izquierdo, además de algunos chispazos de buen fútbol de Franco Vázquez.

El que estuvo incómodo fue Paulo Dybala, muy encasillado por derecha, sin participar de los circuitos de pases.

En el complemento, Scaloni aprovechó y realizó tres variantes de movida al decidir que ingresen Eduardo Salvio, Santiago Ascacibar y Roberto Pereyra.

Y en la primera oportunidad que tuvo, Argentina liquidó el pleito: apareció por primera vez Dybala, eludió a un par de futbolistas y asistió al «Tucu» Pereyra para que éste definiera contra un palo.

A diferencia de lo ocurrido en la etapa inicial, el cordobés de la Juventus se movió sin una posición fija y fue el que hizo jugar al equipo en ofensiva cuando estaba Lautaro Martínez en cancha o cuando había dejado la misma el del Inter.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.