AR flights 728 x 90

Comenzó el juicio por el travesticidio de la líder trans Diana Sacayán

Un joven comenzó a ser juzgado este lunes como coautor del crimen motivado por “odio a la identidad de género” de la líder trans Diana Sacayán, asesinada de 13 puñaladas en octubre de 2015 en su departamento del barrio porteño de Flores.

Se trata de Gabriel David Marino (25), quien está acusado por los fiscales Ariel Yapur y Mariana Labozzetta del “homicidio triplemente agravado por haber mediado violencia de género, por odio de género y con alevosía” de Sacayán (40), “en concurso real con robo”.

Además, es el primer juicio de la Ciudad de Buenos Aires en el que la imputación está calificada por el “odio a la identidad de género”, conocido en este caso como “travesticidio”.

Hasta ahora sólo se habían realizado dos debates orales de este tipo, uno por el crimen de Natalia Sandoval (35) en Mendoza y otro por el de Vanesa Zabala (31) en Santa Fe, aunque si bien se dictó la pena de prisión perpetua no se aplicó el mencionado agravante.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4, integrado por los jueces Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio César Báez, dio inicio al juicio en una audiencia en el sexto piso del Palacio de Tribunales, en Talcahuano 550 de la Capital Federal, donde se reunieron familiares y amigos de la víctima para pedir justicia.

Marino, detenido con prisión preventiva desde octubre de 2015 -medida que fue prorrogada por cuatro meses más en noviembre pasado por la Cámara de Casación-, llegó a Tribunales vestido con una camisola blanca, jeans y zapatillas, y acompañado por su defensor oficial, Lucas Tassara.

Además de los fiscales, en la sala también se presentaron la abogada Lucila Sánchez, quien representa a Sasha Sacayán, hermano de la víctima, y su colega Juan Ricardo Kassargian como querellante por el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi). En esta primera jornada se leyó el requerimiento de elevación a juicio, durante la cual se recordaron los argumentos establecidos por el fiscal de instrucción Matías Di Lello, quien fue asistido en esa etapa por Labozzetta como representante de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM).

En el escrito, los letrados consideraron que Marino, junto a otro hombre que aún no fue identificado, asesinaron a Sacayán entre el sábado 10 y el domingo 11 de octubre de 2015 en el interior de su departamento, situado en Avenida Rivadavia 6747, tras atarla de pies y manos y amordazarla.

Los peritajes indicaron que el cadáver de Diana, que fue hallado el 13 de octubre, presentaba 27 lesiones de las cuales 13 habían sido cometidas con un arma blanca, que presuntamente es la misma que se secuestró en la escena del crimen, de 20 centímetros de largo y que tenía restos de sangre en el filo.

En relación al agravante de “alevosía”, los fiscales señalaron que la víctima presentaba lesiones en su rostro y en el cráneo, por las cuales se infiere que Sacayán se encontraba en un estado de indefensión cuando fue asesinada.

Según la instrucción, el contexto y el modo en el que se produjo el hecho permiten suponer que el homicidio estuvo motivado “por su condición de mujer trans y por su calidad de miembro del equipo del Programa de Diversidad Sexual de Inadi, impulsora de la lucha por los derechos de las personas trans, líder de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Bisexuales (ILGA) y dirigente del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL)”.

En base al inciso 11 del artículo 80 del Código Penal que permite configurar un homicidio en “femicidio”, los fiscales explicaron que la identificación del género de una persona debe hacerse en función de su identidad de género, y por ello, el término “mujer” incluye también a las personas travestis, transexuales o transgénero que tienen una identidad femenina.

En ese sentido, consideraron que el inciso 11 abarca una modalidad específica de femicidio que es la llamada “travesticidio/transfemicidio” y es la que pretende visibilizar la particular violencia que sufre ese colectivo. Los acusadores sostuvieron además que Marino llamaba por teléfono a Sacayán, la contactaba por Facebook e iba seguido a su departamento, al tiempo que ella lo presentó a sus compañeras, amigas y familiares como su novio.

Según la investigación, el imputado ingresó al círculo íntimo de la víctima durante el último mes de su vida y esas circunstancias le facilitaron el acceso a la vivienda, de donde se llevó 20.000 pesos tras cometer el crimen. Tras la lectura del acta, el Tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 19 de marzo a las 11, cuando las partes llamarán a declarar a 13 personas, entre ellas, la antropóloga y activista mexicana Amaranta Gómez Regalado en calidad de “testigo experto”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.