AR flights 728 x 90

Detroit y el mundo despiden a la Reina del Soul

Desde el martes 28 y hasta el viernes 31, se celebra en Detroit el homenaje a Aretha Franklin, quien falleció el pasado 16 de agosto. Se inició el funeral al cual se acercan miles de fans al Museo de Historia Afroamericana ¨Charles Wright¨, donde se puede verla, con vestido y zapatos rojos, en un cajón dorado. Dicho cajón fue trasladado en un automóvil La Salle 1941, y posteriormente acarreado por un séquito de hombres vestidos de frac y guantes blancos. Mañana será trasladado a la Iglesia Bautista New Bethel, donde su padre fuera reverendo. Por la noche, se realizará un concierto gratuito para repasar su carrera, allí estarán Stevie Wonder y Jennifer Hudson. El viernes será el último adiós, en el Templo Greater Grace, con capacidad para 4000 personas, en el que oficiarán  de oradores el compositor Smokey Robinson y muy probablemente el ex – presidente Bill Clinton, además de las dedicatorias musicales de S. Wonder, Hudson y las cantantes Chaka Khan, Faith Hill, entre otros 15 artistas.

Recordemos que Aretha Franklin nació en Memphis, Tennessee, el 25 de mayo de 1942, y se crió en Detroit con su padre, el sacerdote bautista Clarence Le-Vaughn Franklin, y sus tres hermanos. Su madre fue Bárbara  Franklin, cantante de gospel, que los abandonó cuando Aretha tenía seis años. Según una polémica biografía de David Ritz, revela que la madre dejó el hogar debido a las infidelidades de su marido. En esa biografía también dice que el hombre utilizaba el espacio de la iglesia para realizar orgías.

Aretha  aprendió a tocar el piano de oído, junto con sus dos hermanas mujeres, cantaban en la iglesia de su padre y por la noche escuchaba por la radio a su admirada Ella Fitzgerald. Cuando tenía 8 ó 9 años, su padre le pidió que cantara en la iglesia, y aunque no quería hacerlo ante la audiencia, el insistió y “Gracias a Dios” lo hizo.

B.B. King, solía decir que la diferencia entre el blues y el góspel era una palabra, mientras en el blues se dice “Oh Baby”, en el góspel se suele cantar.

“Oh, God”. Aretha logró unir en el soul, lo esencial de ambos mundos.

En 1960  deja Detroit y llega a Nueva York, para tomar clases de técnica vocal y danza.  A fines de los 90 se gradúa en la prestigiosa escuela de música Juilliard en piano clásico.

No quiso ser vinculada como una intérprete de jazz sino de soul, por lo que dejo el sello Columbia Records, por el pequeño Harmony donde registró “Once in a Lifetime” en 1965.

Es el productor Jerry Wexler y el Sello Atlantic Records, quienes aprecian la versión  de Aretha y allí es donde se convertirá en Lady Soul y más tarde en Queen of Soul. En 1967 con la canción “Respect”, que ya había sido registrada por Otis Redding, su voz la convierte en un himno por los derechos de la comunidad negra, y más tarde para los movimientos feministas.

Con el álbum  I’ve Never Loved a Man, obtuvo sus primeros Grammy, de los 18 que conseguiría en su trayectoria.

Se destacó también como compositora, fue la segunda mujer en ganar un Grammy. La primera en ingresar al Salón de la Fama del Rock and Roll. La lista de sus canciones es innumerable, lo mismo que las participaciones de otros grandes músicos. Con un millón de discos vendidos de Lady Soul se convirtió en la primera mujer en pulverizar las listas de música negra, pop y jazz. Y también  la primer dama en llegar a la tapa de la revista Time, en 1968.

También interpretó clásicos de The Beatles, como “Let it Be” y también de Simon & Garfunkel. El advenimiento de la música disco y el intento de registrar un repertorio de canciones góspel, la mantuvieron expectante durante una década.

En la década del 80, logra reinventarse, cambio de sello y participación en la película de los Blues Brothers, que en Argentina se conoció como “Los hermanos Caraduras”.

Luego de la muerte de sus hermanas se mantiene alejada. Pasarían años al cabo de los cuales se hace eco de los nuevos sonidos y transformaciones culturales.

Ya en las últimas décadas, Aretha recibe numerosos, homenajes, reconocimientos, canta en la ceremonia de apertura del gobierno de Bill Clinton, recibe un Grammy a la trayectoria, graba un dúo con Frank Sinatra, fue condecorada con la Medalla Presidencial de la Libertad de su país. Actuó en la toma de posesión de Barack Obama.

La actriz Jennifer Hudson la personificará en una producción de Clive Davis, que comenzará a filmarse el año próximo, siendo el primero de los tantos homenajes y reconocimientos que la tendrán como centro.

Aretha trasmitió el profundo dolor de la sociedad americana, el movimiento por los derechos civiles y la irrupción de una fuerte corriente feminista en todo Estados Unidos. Se convirtió en un ícono de las minorías perseguidas. Su voz llevó un mensaje de igualdad y anticipó la ola feminista que está cambiando el mundo.

El viernes será enterrada, junto a su padre Clarence Franklin y otros miembros de su familia, en el cementerio de Woodlawn, en Detroit.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.