AR flights 728 x 90

El Gobierno de EE.UU. impuso sanciones económicas a Irán por las pruebas con misiles

Las sanciones se dirigen a 13 individuos y 12 entidades relacionados con el programa de misiles balísticos de Teherán. Trump habia alertado a Irán que «está jugando con fuego».

El gobierno estadounidense impuso sanciones económicas a «múltiples individuos y entidades» de Irán, en respuesta a su reciente prueba de un misil de medio alcance y cumpliendo con las promesas electorales de su actual presidente, Donald Trump.

Las sanciones se dirigen a 13 individuos y 12 entidades relacionados con el programa de misiles balísticos de Teherán, y consisten en prohibir a los ciudadanos o a las agencias gubernamentales de Estados Unidos efectuar transacciones con los alcanzados por las medidas.

Entre las entidades sancionadas se encuentra el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una unidad de élite de las fuerzas iraníes de defensa.

Expertos citados por el New York Times, un diario favorable a la política demócrata, cuestionaron la efectividad de las nuevas sanciones. Según el rotativo, los proveedores de partes de misiles no suelen tener relación comercial directa con Estados Unidos.

Además, diversos medios señalan que las sanciones impuestas por Trump en el decreto de hoy ya estaban siendo consideradas y preparadas por la administración de su predecesor, Barack Obama, algo que fue admitido por el vocero presidencial, Sean Spicer, en su rueda de prensa diaria de hoy.

Los medios estadounidenses señalan, además, que las sanciones no afectan a ningún banco iraní de importancia, ninguna instancia administrativa de gobierno o la aerolínea nacional iraní, y dudan de su verdadera efectividad disuasoria. Pero el tono de la Casa Blanca era menos estentóreo con Obama que el que tiene ahora con Trump.

El asesor de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, emitió un comunicado en el que asegura: «Los días de la vista gorda contra las acciones hostiles y beligerantes de Irán hacia Estados Unidos y la comunidad internacional se terminaron».

Según Flynn, «Irán es el principal patrocinador mundial del terrorismo, se involucra y apoya actividades violentas que desestabilizan el Medio Oriente. La comunidad internacional ha sido demasiado tolerante con la mala conducta de Irán», informó la página Político.com.

La política se inscribe en lo que el portavoz presidencial, Sean Spicer, declaró el «compromiso del (presidente de los Estados Unidos, Donald) Trump con la pacificación del Medio Oriente» en la rueda de prensa de hoy desde la Casa Blanca, a la cual invitó a periodistas de todo el país a sumarse por vía Skype y que fue transmitida por el canal CNN.

En la «lista negra» de afectados hay empresas, socios o intermediarios de Irán, pero también del Líbano, China y los Emiratos Árabes Unidos. Todos ellos entregaron tecnología balística a Irán, señaló en un comunicado el departamento del Tesoro, que es la autoridad de aplicación.

Según aclaró en el comunicado John Smith, jefe interino de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro, «el continuado apoyo de Irán al terrorismo y desarrollo de su programa de misiles balísticos supone una amenaza a la región, a nuestros socios en todo el mundo y a Estados Unidos».

Smith no descartó que en el futuro se apliquen sanciones financieras, informó la agencia EFE.

Las sanciones son la primera demostración del rumbo que piensa adoptar el gobierno estadounidense con Trump a la cabeza, después de haber acusado al gobierno de Barack Obama de haber sido demasiado blando con Irán.

Frente a las sanciones, Teherán respondió con expresa indiferencia, a través de su ministro de relaciones exteriores, Mohamad Yavad Zarif, quien además aseguró que Irán no va a iniciar una guerra. «Irán indiferente ante las amenazas al obtener seguridad de nuestro pueblo. Nunca iniciaremos la guerra, pero sólo podemos confiar en nuestros propios medios de defensa», dijo Zarif en un mensaje divulgado en su cuenta oficial de Twitter.

A su vez, tras insistir en que su país no usará sus armas contra nadie, «salvo en defensa propia», desafió a Washington: «Veamos si alguno de los que se queja puede hacer esta misma declaración», agregó Zarif, en alusión a las intervenciones militares en Afganistán o Irak.

La relación entre ambos países se tensó en extremo desde que Trump ordenara suspender por tres meses la emisión de visados a los nacionales de Irán y otros seis países de mayoría musulmana.

La República Islámica decidió aplicar una medida recíproca contra los ciudadanos estadounidenses.

El domingo pasado, Irán realizó una prueba de un misil de medio alcance que explotó, tras recorrer unos 1.000 kilómetros, y despertó las alertas por parte de Estados Unidos.

Antes de conocerse esta nueva ronda de sanciones, Trump alertó a Irán que «está jugando con fuego».

En un mensaje en su cuenta de la red social Twitter, Trump acusó a Irán de no haber agradecido lo «considerado» que fue su antecesor en el cargo, Barack Obama, con el régimen iraní, con el que la comunidad internacional firmó un acuerdo nuclear.

El magnate republicano dijo ayer en la misma red social que Irán debería estar «agradecido» por el «espantoso» acuerdo nuclear firmado y recordó que ese país ha sido puesto «sobre aviso» por su reciente prueba de un misil de medio alcance.

«Irán ha sido formalmente puesto sobre aviso por disparar un misil balístico», comentó Trump, quien cosechó aplausos hoy entre los congresistas de Washington críticos de Teherán.

«Es un nuevo día en las relaciones entre Estados Unidos e Irán», exultó Bob Corker, presidente de la comisión de relaciones exteriores del Senado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.