El nuevo test de diagnóstico rápido de Covid-19 “puede mitigar el impacto de la pandemia”

La Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología (Anmat) aprobó dos test de diagnóstico rápido de coronavirus que «resolverían la capacidad operativa para mitigar el impacto de la pandemia» afirmaron este viernes los ministros de Salud, Ginés González García, y de Ciencia y Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, y resaltaron el trabajo «de nuestros científicos en responder a las necesidades y urgencias de los argentinos».

El test Neokit-Covid-19 fue desarrollado por científicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el Conicet, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, y por científicos del Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein (Conicet-Fundación Pablo Cassará), que trabajan en la Unidad Coronavirus Covid-19, del organismo.

El flamante Neokit-Covid-19 es un desarrollo nacional que permite detectar a nivel molecular el nuevo coronavirus y obtener resultados en menos de dos horas con similar sensibilidad que las técnicas actuales de PCR.

En términos científicos, explicaron -esta tarde en la residencia de Olivos en conferencia de prensa dada por ambos ministros- que este nuevo test se basa en la detección molecular por amplificación de ácidos nucleicos del virus mediante la Plataforma de Amplificación Molecular Isotérmica (AMI).

Actualmente, el método que se usa para hacer el diagnóstico y el monitoreo es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) en tiempo real, que demora unas 7 horas y el resultado es informado al día siguiente.

Este viernes, con el nuevo test, los resultados se podrán obtener en unas dos horas y, además, también tiene la ventaja de que puede mantenerse a temperaturas de entre 4 y 8 grados, sin la necesidad de un freezer.

«El test ya se encuentra aprobado por la Anmat y está previsto que sea utilizado por el sector público en el marco de la estrategia del Ministerio de Salud para el diagnóstico del Covid-19», dijo González García, y agregó que esto significa «una innovación sustantiva para mejorar lo que venimos haciendo todos los días, porque este test es de muy fácil lectura, simplifica todo, hace ganar tiempo y es más económico».

Al respecto, Salvarezza estimó que el costo «si bien se está evaluando, podría estar alrededor de los ocho dólares».

Sobre el mismo tema, González García agregó que no solo debe verse el costo del producto. «No sabemos aún cuánto más económico podrá terminar siendo ser porque su costo final también depende del costo operativo del entorno en la aplicación» del test, agregó.

Luego destacó que «estamos todos muy contentos porque es otra demostración de la capacidad de nuestros científicos en responder a las necesidades y urgencias de los argentinos. Hace menos de dos meses decidimos enfrentar con ciencia y tecnología la llegada de la pandemia a nuestro país. Hoy ya tenemos desarrollos que no solo permiten diseñar nuevas estrategias para el control de la enfermedad, sino que proveen de mayor soberanía tecnológica a la Argentina».

«Los argentinos tenemos que estar orgullosos de la expansión de la capacidad nacional de nuestros investigadores», agregó el ministro de Salud.

Está previsto que este nuevo test rápido sea utilizado por el sector público en el marco de la estrategia del Ministerio de Salud para el diagnóstico del Covid-19, que las primeros 10.000 unidades sean producidas en los próximos diez días, y que en el corto plazo se puedan elaborar 100.000 test por semana.

«Es una ventaja importantísima y un desarrollo nacional que tiene características mejoradas porque es mucho más simple y más rápido», agregó Ginés.

Consultados los ministros sobre las regiones en las que comenzará a aplicarse, ambos funcionarios coincidieron en destacar que «será donde se determinen las prioridades».

De la conferencia de prensa, y respaldando a Ginés y Salvarezza, también participaron del encuentro con la prensa la titular del Conicet, Analía Franchi, y los científicos Adrián Vojnov, director de lo que fue este proyecto de investigación, y Carolina Carrillo, integrante del equipo científico del ICT Milstein-Conicet también constituido por Luciana Larocca y Fabiana Stolowicz, y Santiago Werbajh, de la Fundación Cassará.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.