AR flights 728 x 90

El Vestidor

Luego de 20 años, vuelve a Buenos Aires, la pieza del sudafricano Ronald Harwood, “El Vestidor”.  Sube a escena en el mismo lugar donde estuvo en 1997,  Paseo La Plaza, bajo la dirección  de  Corina Forillo e interpretada esta vez por Arturo Puig,  Jorge Marrale, Gaby Ferrero, Ana Padilla y Belén Brito.

Harwood es un dramaturgo y guionista cinematográfico que generalmente con su trabajo a través de su amor por los artistas y en alguna de sus producciones están relatadas dentro de la Segunda Guerra Mundial.

Esta obra muestra una compañía teatral shakespeariana que está en gira en tiempo en que Inglaterra estaba invadida por el nazismo. En ella está el reconocido interprete Bonzo que tiene los roles de productor y director y, su asistente Norman quien lo acompaña diariamente, lo contiene y ayuda  en llevar su vejez en esos momentos políticos y con la salud notablemente resentida.

Ronald Harwood se traslado a Londres para formarse teatralmente y allí se unió a la Shakespeare Company, cuyo director era Sir Donald Waltfit, de quien fue vestidor durante cinco años.

La acción se desarrolla en el camarín de Bonzo, lugar donde se va transformando en los personajes que luego subirán a escena.

Por su parte Norman es un hombre que se ocupa totalmente por el actor, tratando de que pueda hacer cada función. Es un personaje de cuyo pasado no se habla y al que el teatro lo ha salvado de su perfil de violencia y locura.

Por su parte Bonzo sale del hospital para hacer la función, a veces somete un poco a Norman, quien a su vez se cobra las cosas que le hace, pero siempre con sumo respeto.

La obra los hace pasar por diferentes estados anímicos del oficio de actor. Hacen gira por Inglaterra en tiempos de guerra. En momentos de bombardeo, los teatros estaban llenos, pero al oír las sirenas salían corriendo para resguardarse. Piensan que hay convocatoria teatral a pesar de lo que pase afuera, recordó el diario La Nación.

“Saben que a pesar de la realidad más cruel por la que pasaban, concurrían al teatro para alentar el espíritu a pesar del desastre”.

En “El Vestidor” se hace un homenaje al teatro. Un homenaje explicito al sacrificio, a la bondad, a la creación. “Se explora en esta obra toda lo que implica el oficio del actor”.

De  ésta obra se realizaron dos intentos cinematográficos: una versión en 1983 dirigida por Peter Yates, pero la película se vio sobrecargada e irregular.

La versión de 2015 con Anthony Hopkins y Ian McKellen, tampoco tuvo el éxito esperado.

Un nuevo desafío para Arturo Puig y Jorge Marrale en ésta obra que es un clásico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.