Además de Soleimani, Estados Unidos quiso matar a otro comandante iraní y fracasó

Estados Unidos fracasó el 2 de enero pasado en un intento para asesinar a un comandante iraní en Yemen, durante una operación paralela a la que en el mismo día acabó con la vida de Qasem Soleimani en las cercanías del aeropuerto de Bagdad, informaron hoy el diario The Washington Post y la cadena CNN.

Ambos medios señalaron que Abdul Reza Shahlai, un comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní, fue el blanco de un frustrado ataque aéreo lanzado por Estados Unidos sobre Yemen.

Las autoridades estadounidenses justificaron el asesinato de Soleimani como una acción necesaria para impedir ataques contra objetivos de la potencia norteamericana, pero el caso de Yemen parece robustecer la hipótesis de un plan diseñado para debilitar a los Guardianes de la Revolución iraníes, reseñó la agencia EFE.

Shlahai fue sancionado hace casi una década por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por su papel en un presunto complot frustrado para atentar contra las embajadas de Arabia Saudí e Israel en Washington.

El Gobierno estadounidense mantiene una recompensa de 15 millones de dólares por su captura.

Igual que Soleimani, Shlahai forma parte del liderazgo de la Fuerza Quds, la encargada de las operaciones de la Guardia Revolucionaria en el extranjero, y Estados Unidos sospecha que abasteció de armas sofisticadas a los rebeldes hutíes de Yemen, que combaten a la coalición liderada por Arabia Saudí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.