AR flights 728 x 90

El fracaso de Cornide al frente de CAME

Las pymes argentinas, representadas por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) -la más grande y representativa entidad que las nuclea-, celebraron y acompañan la decisión del Pueblo argentino expresada en las últimas elecciones nacionales, quien decidió de manera mayoritaria un cambio de escenario político liderado por Alberto Fernández y el Frente de Todos.

No obstante, las pymes les solicitan a las nuevas autoridades nacionales mantener el camino recorrido y los logros obtenidos para el sector (en el que se destaca la Ley Pyme) y garantizar la seguridad jurídica e institucional.

Además, exhortan a mantener un diálogo permanente y constructivo en la búsqueda de consensos que permitan el desarrollo de un país más federal, inclusivo, participativo y en crecimiento.

En el marco de estas aspiraciones, desde la entidad, dos importantes dirigentes pymes que forman parte de CAME y suelen circular por la Avenida Corrientes destacaron el rol que Alberto Fernandez le otorgó Matías Kulfas.

El economista, que forma parte del equipo designado por Fernández para acordar la transición con la gestión de Mauricio Macri, es el seleccionado para escuchar a las pymes, quien, junto a CAME, podrá lograr los consensos necesarios y oportunos que permitan al sector demostrar que son el motor que necesita el país para superar la crisis.

Las pymes creen que la “vieja, obsoleta y autocrática” conducción que imponía el exdirigente gremial Osvaldo Cornide, quien se caracterizaba por aprovechar los momentos políticos en beneficio de sus intereses personales y dirigenciales de acumulación de poder, es un “retroceso inaceptable”.

Desde el sector afirman que ser “amigo personal” de todo gobierno de turno tenía como único objetivo beneficiar “sus propios bolsillos” en lugar de defender a las Pymes que pregonaba representar cuando estaba al mando de CAME, puesto que mantuvo por casi 20 años ininterrumpidos con su estilo y conducción que muchos califican de “autocrática, inescrupulosa, personalista y corrupta”.

Las pymes “estaban muy lejos de ser conducidas por un líder que defendiera sus derechos e impulsara políticas productivas que favorecieran su crecimiento y desarrollo. Producto del egoísmo, autoritarismo y despotismo de Osvaldo Cornide, el sector fue permanentemente afectado por sus decisiones”, dicen fuentes del sector.

En abril de 2017, en una Asamblea multitudinaria, las entidades asociadas a CAME decidieron presentar una lista renovadora, hartos de la impunidad y echaron a Osvaldo Cornide de su autoadjudicado rol. Promovían una mayor democracia, transparencia y participación, y una inclusión más federal, que le permitió, años más tarde, aumentar en un 50% los miembros del Consejo Directivo, dándole mayor representatividad, participación, diálogo y decisión a todas las provincias del país.

Las pymes dejan en claro que no son “cómplices” de un dirigente “inescrupuloso” que tiene en su haber causas millonarias por malversación de fondos, enriquecimiento ilícito y corrupción.

Es por eso que ya pusieron en alerta al nuevo gobierno, y en especial al actual diputado nacional  Eduardo ‘Wado’ de Pedro, sobre quien creen que en su buena fe y deseoso de ayudar al sector, puede quedar, sin saberlo, vinculado a las “fantasiosas soluciones mágicas e intereses personales” de Osvaldo Cornide.

No se debería desconocer, minimizar ni olvidar –afirman- la historia y antecedentes de quien estuvo al mando de CAME, OSDEPYM (la obra social de las pymes) y el Instituto Asegurador Mercantil por más de 20 años y hoy es el principal responsable de la crisis histórica del sector pyme argentino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.