¿Indirecta de Frigerio a Macri? «El liderazgo desde el llano no es igual al liderazgo desde el poder»

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que «continuará» dentro de Juntos por el Cambio pues se siente «cofundador y accionista» de esa alianza del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, pero advirtió que se necesita una «conducción más horizontal» porque «el liderazgo desde el llano no es lo mismo que el liderazgo desde el poder».

A la vez, admitió que hubo un momento que «desnudó nuestra fragilidad económica y política también, porque muchas veces cuando la economía no funciona se necesita más política, y nos faltó ampliar la base de sustentación política del espacio».

Frigerio destacó que «he formado parte de la génesis de este espacio» y recordó que estuvo en la convención de «Gualeguaychú trabajando para que esto fuera una realidad y me siento cofundador, accionista, tal vez minoritario pero accionista al fin, y creo que tenemos una enorme responsabilidad».

«Hay 10 millones de argentinos que nos votaron porque representamos los valores que necesitan que alguien represente», dijo en conversación con los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno, en un encuentro donde se despidió e hizo un balance de su gestión.

Señaló que espera «una conducción más horizontal» en Juntos por el Cambio y que «todos nos demos cuenta que el liderazgo desde el llano no es lo mismo que el liderazgo desde el poder, que se necesita más horizontalidad, más flexibilidad, más amplitud, una visión más federal, si se quiere, de la toma de decisiones, sobre todo para mantener este espacio unido en el tiempo».

Añadió que «la Argentina necesita que haya una oposición fuerte, que acompañe, que garantice la gobernabilidad, que haga las cosas que nosotros le pedíamos a la oposición cuando éramos gobierno, pero que también tenga suficiente fuerza para ser un instrumento de control de la gestión que arranca mañana».

Frigerio precisó que «también tiene que ser una oposición unida que esté a la altura de la demanda de 10 millones de argentinos que espera que haya un espacio político fuerte que sostenga esos valores que esa gente entiende que se tienen que mantener».

Al trazar un balance de su gestión, indicó que «en términos de los objetivos del Ministerio nos vamos bastantes satisfechos. Hemos podido lograr las cosas que nos propusimos, impulsamos un plan federal de obras públicas que pudimos sostener aún en la crisis, donde hicimos obras donde hacía falta, no donde gobernaba un amigo o alguien que compartiera nuestra camiseta política, con mucha transparencia y eso se va a reconocer».

Como uno de los puntos más altos mencionó que «tiene valor haber concluido el mandato, que es el primer gobierno no peronista que lo logra en más de medio siglo, y siendo el gobierno más débil de este siglo, en cantidad de gobernadores, de intendentes, de diputados, senadores, y llegar aún en medio de una crisis muy severa que atraviesa la economía argentina, desde hace un año y medio».

Admitió que la economía fue uno de los puntos débiles, al señalar: «Hay cosas que no pudimos resolver estos cuatro años, sobre todo los problemas que nos acompañan a los argentinos en medio siglo. La imposibilidad de construir una moneda fuerte, de sostener un crecimiento en el tiempo».

«Nosotros crecimos siete trimestres consecutivos, pero nos agarró la crisis del año pasado y esa crisis desnudó nuestra fragilidad económica y política también, porque muchas veces cuando la economía no funciona se necesita más política, y nos faltó ampliar la base de sustentación política del espacio», analizó el ministro del Interior.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.