AR flights 728 x 90

Independiente empató y se consagró campeón en Brasil

Independiente empató 1 a 1 con el «Mengao», con tantos de Lucas Paquetá y Ezequiel Barco, de penal. El equipo de Ariel Holan obtiene por segunda vez este torneo.

Independiente se consagró campeón de la Copa Sudamericana, al empatar esta noche 1-1 con Flamengo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil, y aprovechar la victoria 2-1 de la ida; Lucas Paquetá abrió la cuenta para el local a los 30m del primer tiempo y empató Ezequiel Barco, de penal, a los 39m de la misma etapa.

Con esta conquista que además le permitirá retornar a la Libertadores, la que más ganó en la historia (siete, sin perder todas las finales que disputó), recuperó, o empezó a recuperar un lugar en la historia de la mano del director técnico Ariel Holan, el «técnico-hincha» que le refrescó el «paladar negro» tradicional a la parcialidad «roja», empezando por el saludo inicial al salir a la cancha, como hoy ocurrió en un Maracaná que fue testigo de otra vuelta olímpica internacional de los «Diablos rojos» de Avellaneda.

Ni los vidrios rotos del micro que lo trasladó hasta el mítico Maracaná por los piedrazos recibidos de los «torcedores» de Flamengo, ni la franca minoría de sus hinchas en las tribunas, ni mucho menos la historia de su rival. Nada de eso amedrentó al Independiente de Ariel Holan en Río de Janeiro.

Con su fútbol y la lección aprendida en el cotejo de ida, que llevó al técnico a realizar un par de retoques al equipo pensando más en su defensa que en su ataque, algo poco usual en él, Independiente pareció no tener nada que temer cuando saltó al césped del estadio “mais grande do mundo”. Es que de movida nomás el conjunto de Avellaneda manejó la pelota como en el partido de ida que ganó con justicia por 2 a 1 como local, y desarrolló ese mismo juego como visitante, aunque con Nicolás Domingo como doble cinco y el vasco Fernando Amorebieta en el centro de la defensa, ocupando respectivamente los lugares que en el primer enfrentamiento fueron de Juan Sánchez Miño y Gastón Silva. Estas dos presencias fueron las que le dieron equilibrio a Independiente cuando en el segundo tiempo del primer partido los brasileños se adueñaron de la pelota en el tramo final del segundo período.

Y si bien el dominio no era abrumador, con el fútbol de los “chiquitos” Martín Benítez, Maximiliano Meza y Ezequiel Barco, los tres hacedores de juego instalados por detrás de Emanuel Gigliotti y por delante de Domingo y Diego Rodríguez, a Independiente le alcanzaba para adueñarse del desarrollo del partido.

Sin embargo, cuando parecía tener todo controlado, el Rojo volvió a padecer en el juego aéreo con un tiro libre cruzado desde la derecha que conectó de cabeza en el segundo palo Everton, rechazó al revés Domingo y Lucas Paquetá convirtió entrando sobre el poste izquierdo del arco defendido por Martín Campaña. Era injusto, pero el tanto sirvió para encender el estadio ante un equipo carioca que lucía apagado en el campo de juego, sin luces futbolísticas ni tampoco enjundia como para empujar a su rival hacia atrás.

Entonces, tras el impacto inicial, el Rojo volvió por sus fueros, y por su juego, se lo fue llevando a la rastra con la pelota en el piso al discreto conjunto brasileño, y no pasaron ni 10 minutos que el peruano Miguel Trauco tocó a Meza cuando ingresaba al área y el consecuente penal lo ejecutó Barco, quien con 18 años se paró frente al arquero César y un Maracaná repleto, para definir con la categoría de un veterano. El cuarto de hora final del primer tiempo volvió al ritmo del comienzo, y por primera vez en la noche, los 4.000 hinchas de Independiente se hicieron escuchar en las tribunas más que los 60.000 del “Mengao”.

Pero si los dirigidos por Holan habían desarrollado un buen fútbol por tramos, en la segunda mitad directamente fue dueño del partido durante los 48 minutos que duró, desplegando un juego digno de la historia copera de Independiente, ésa que lo llevó a sumar 17 títulos internacionales en 2017, alcanzando a Boca con dos Sudamericanas cada uno, pero dejándolo atrás con 7 Libertadores sobre 6 de los xeneizes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.