AR flights 728 x 90

La TV prendió la luz sobre la Ciencia y Tecnología, que se viene oscureciendo

A continuación reproducimos la columna del periodista Carlos Calviño, publicada en el portal NotiCongreso:

La Dra. Marina Simian es una  investigadora del Conicet, trabaja dentro  del Instituto de Nanosistemas, de la UNSAM, su campo de investigación es la salud humana, y se dedica a estudiar la biología del cáncer de mama.

Ella es doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y por Berkeley.

Trabajó durante diez años en el Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, fue becaria doctoral en el Lawrence Berkeley National Laboratory e investigadora visitante en el MD Anderson Cancer Center, ambas instituciones de los Estados Unidos.

Se especializa en el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer de mama mediante el uso combinado de drogas tradicionales y aplicaciones a través de nanotecnología, lo hace actualmente para el Instituto de Nanosistemas de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Además es una experta que fue invitada para trabajar dentro del postgrado en Introducción al Estudio de las Células Madre, dictado por la Facultad de Farmacia y Bioquímica (UBA).

Su investigación se titula: ”Los macrófagos como blanco terapéutico en cáncer de mama y glioblastoma: estrategias terapéuticas basadas en la utilización de nanopartículas multifuncionales”, fue publicada por la prestigiosa revista científica The Journal of cell Biology  (JBC), Además cuenta otras 24 investigaciones publicadas por otras prestigiosas revistas científicas.

Pero su caso termina haciéndose famosa, no por su extenso CV, sino por un gesto que nos emociona a los ciudadanos de a pie que se dio cuando vió la oportunidad para sortear los problemas que tenía el Instituto que ella dirige dentro del Conicet, y poder cumplir con la meta que deben cumplir ella y sus becarios doctorales.

Hagámosla corta, un problema que tiene hoy la mayoría de los que habitan nuestro país, llegar a fin de mes. o sea en este caso particular una búsqueda de dinero para poder llevar a buen término  una investigación que viene realizando su equipo.

Pero sin querer, esta oportunidad que ve para poder continuar con su trabajo, termina iluminando, sin querer, las políticas públicas que se vienen aplicando al sector Científico Tecnológico de nuestro país.

Ella decidió entonces tratar de competir en el programa de televisión emitido por Telefe denominado: “Quien quiere ser millonario”, que conducido por Santiago del Moro.

Decide competir y termina ganando, a partir de allí decide destinar los 500 mil pesos que ganó para destinarlo a la compra de insumos para aplicarlos al trabajo de su laboratorio de Investigación, el cual depende del CONICET, y de esa manera continuar avanzando y cumplir con las metas que debe realizar, junto a su equipo para nuestra sociedad.

Pero este acto de altruismo desinteresado, sin querer, al ser enfocado por la Televisión coloca en el tapete político las políticas públicas que son aplicadas por el Gobierno nacional.

Observemos algunos hechos (que se ven en el cuadro superior): en el 2015 la inversión destinada por el Gobierno al área de Ciencia y Tecnología (CyT) en todos sus aspectos rondaba cerca del 1,5% del presupuesto Nacional, hoy llega al 0,5%.

Debemos recordar que durante el desarrollo de la campaña electoral del 2015 una de las promesas realizadas por Mauricio Macri fue “más que duplicar” la inversión pública y privada dentro de la  Ciencia, Tecnología e Innovación.

Pero hoy a casi cuatro años de ello escuchamos asombrados al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en la Radio Metro que manifestó lo siguiente: … “Cuando uno discute prioridades también tiene que discutir qué cosas no son prioritarias para el país, porque nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para dejar de vivir de prestado y creo que es una buena discusión que nos debemos los argentinos: saber en qué cosas tenemos que invertir, debatir qué cosas dejan de ser prioridad», dijo Frigerio y termina resaltando que se debe “gastar lo que ingresa”. Repitiendo palabras del presidente.

Parece que con los problemas de actualidad se olvidaron de las promesas de campaña para este sector central de nuestra Sociedad.

Además debemos tener presente que nuestro país se destaca dentro de Sudamérica por poseer cinco premios Nobel, y contar a su vez con buenos equipos de investigación tanto en Ciencias básicas, como aplicadas, y desarrollo,  que poseen reconocimiento a nivel internacional por su calidad. El caso de la Dra. Simian es un buen ejemplo de ello, pero no es el único, tenemos más … .

Esto nos permite poder observar un área que es diferencial y que posee nuestro país y una parte de nuestra clase política se encuentra desperdiciando este capital humano.

A estos jóvenes se les debe dar las herramientas adecuadas para que ellos  “no terminen migrando,  es un capital a cuidar”, recordemos que ellos fueron formados en Universidades de nuestro país  y pagados por el esfuerzo de nuestros habitantes, y que el sueldo de quienes deben cuidarlos también lo paga nuestra Sociedad..

Este sector merece nuestro reconocimiento, pero debería contar con un futuro seguro, para ello de deben realizar “Políticas Públicas” adecuadas y específicas para el sector de la C y T, y los encargados de ello es nuestra clase Política que es quien se debe de encargar de cuidar este capital humano que nuestro país posee.

Fuente del cuadro: datos del Ministerio de Hacienda y Chequeando (les agradecemos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.