Libros: “Proletarios de todos los países… ¡Perdonadnos!”

Tras un prólogo culposo del autor porque siente la necesidad de aclarar que su obra no significa “una defensa de posturas de derecha, neoliberales o capitalistas”, comienza un análisis del humor y una recopilación de chistes originados detrás de la Cortina de Hierro que según Várnagy socavó al régimen comunista.

“La sátira, los chistes y el humor fueron armas en los países del bloque soviético donde el dogmatismo, la rigidez y el reduccionismo castraron la imaginación y la libertad de expresión”, destaca el autor que resume: “La risa, el humor y los chistes son ‘pequeñas revoluciones y enemigos acérrimos del autoritarismo, las dictaduras y los totalitarismos.

La obra no consiste sólo en repetir chistes recolectados desde la revolución rusa hasta la desintegración de la URSS, sino que plantea el rol del humor como herramienta para el pensamiento crítico y la autoobservación del individuo.

El carácter subversivo del humor era algo que entendía la CIA, que incluso llegó a diseminar chistes contra el régimen comunista con el objetivo de deslegitimarlo.

También hay un análisis del humor oficial, que se canalizó en distintas publicaciones gráficas.

En el primer capítulo de Proletarios…Várnagy realiza un estudio de la risa en el tiempo y el humor, para pasar luego al humor político específico, sus orígenes y desarrollo.

Una particularidad llama la atención: según el autor ni los chinos, ni los vietnamitas ni los camboyanos que tenían gobiernos comunistas, desarrollaron un humor crítico del régimen como sí lo hicieron los países del bloque soviético.

Ese humor fue perseguido en la URSS y había leyes que lo condenaban por atentar contra el comunismo. Se dice que Stalin encarceló a 200.000 personas por contar chistes.

Más allá de la veracidad de las cifras, lo cierto es que en la exURSS se llegó a estudiar si la risa debía permitirse o no como conducta pública.

Como suele ocurrir con lo prohibido, la censura sólo incentivó más la proliferación de chistes y del humor de “contrabando”. Pero todo cambiaría con la muerte de Stalin y más aún con la caída del régimen, tras lo cual –ya en la era capitalista- llegó el período de menor producción humorística en Rusia.

Sobre el autor

Tomás Várnagy es húngaro-argentino. Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA); máster en Sociología de Europa central y oriental, por la UNLZ y la Academia de Ciencias de la República Checa; Diploma Superior en Ciencias Sociales, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); profesor en Filosofía (UBA). Fue director electo de la carrera de Ciencia Política (UBA) y director concursado de la maestría en Defensa Nacional, Ministerio de Defensa de Argentina. Profesor titular de Teoría Política y Social I y II, y de asignaturas relacionadas a la Europa “comunista” (El modelo soviético y su aplicación en Europa Central, Transición del estalinismo al pluralismo, Guerra en Yugoslavia) en la carrera de Ciencia Política (UBA). Autor de libros, capítulos y artículos sobre filosofía política, operaciones de paz de Naciones Unidas y los “socialismos realmente existentes”, entre otros, Nostalgias del Este. Ensayos centroeuropeos y Caricaturas, afiches y humor político.

Ficha Técnica

Título: Proletarios de todos los países… ¡Perdonadnos!

Autor: Tomás, Várnagy

Editorial: EUDEBA

Peso: 639 gramos

Colección Temas – Sociales

Tapa: Rústica

Paginas: 376

A %d blogueros les gusta esto: