Los bonistas rechazaron la propuesta de Kicillof de reestructuración de deuda de la Provincia

Un grupo de acreedores de Buenos Aires rechazó este lunes la propuesta de reestructuración de deuda al sostener que los términos de la oferta «no reflejan la verdadera capacidad de pago de la provincia y no dan lugar a una solución consensuada».

El 24 de abril el gobierno de Áxel Kicillof anunció la oferta para la reestructuración de la deuda que la provincia tiene con acreedores externos.

Ahora, el Comité Directivo del grupo representado por el Broadspan Capital, que dice tener «más del 40 % de la deuda externa de la provincia» aseguró que revisó los términos propuestos y no apoyará esta propuesta.

En un comunicado, este grupo dijo que desde enero se ha «comprometido constructivamente y de buena fe» con la provincia para diseñar una reestructuración ordenada de su deuda externa.

«El grupo reconoce las dificultades que atraviesa la provincia y por ello ha presentado propuestas que abordan los desafíos de corto plazo, proporcionando más de 3.300 millones de dólares de alivio del servicio de la deuda externa en los próximos cuatro años», dice el comunicado.

El gobernador Axel Kicillof ofreció a los acreedores de una deuda por 7.148 millones de dólares un período de gracia de tres años y una quita de capital del 7%.

El grupo de acreedores de Buenos Aires le «pide a la Provincia que abandone su postura unilateral y se comprometa a negociaciones de buena fe», señaló el comunicado.

«Sólo a través de este proceso se puede construir el consenso necesario para un canje exitoso que facilite inversiones de capital a largo plazo que contribuirán a la mejora de los niveles de vida en la Provincia», dijeron los bonistas.

La propuesta se realizó días después de que el Gobierno nacional realizara una propuesta similar para evitar una nueva cesación de pagos, en momentos en que la economía de la nación atraviesa una fuerte recesión y las consecuencias de un aislamiento social obligatorio por la pandemia del coronavirus.

Argentina se encuentra negociando con acreedores una reestructuración de su deuda bajo legislación extranjera por unos 65.000 millones de dólares.

La oferta, que fue rechazada por dos importantes grupos de acreedores, incluye una quita de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4%.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.