AR flights 728 x 90

Los choferes del transporte urbano de Córdoba levantaron el paro

Los delegados acordaron las condiciones con el Ministerio de Trabajo de la provincia.

Los choferes del servicio urbano de pasajeros de la ciudad de Córdoba resolvieron esta noche levantar las medidas de fuerza, luego de ocho días consecutivos de paro, tras acordar las condiciones con el Ministerio de Trabajo de la provincia, según fue confirmado por un delegado del sector en conflicto que se había originado la semana pasada en rechazo al acuerdo salarial del 21% entre UTA nacional y el sector empresario del transporte.

Marcelo Marín, uno de los delegados de los choferes, confirmó esta noche a los medios que tras mantener una reunión con el ministro de Trabajo de la provincia, Omar Sereno, la asamblea del personal en conflicto “aprobó levantar las medidas de fuerza” y que “desde mañana se vuelve a la normalidad” en las cuatro empresas que prestan el servicio de transporte urbano en la ciudad de Córdoba: Ersa, Coniferal, Aucor y Trolebuses Tamse.

Si bien hasta el momento no hubo una comunicación oficial desde el Gobierno de la provincia, ni del municipio capitalino, Marín afirmó que el acuerdo incluye retrotraer al lunes 5 el conflicto, lo que implica “dejar sin efecto los despidos y los descuentos por los días de paro”, además de habilitar una mesa de diálogo por el reclamo del incremento salarial para que supere el 21% establecido a nivel nacional.

“Lo importante es que no queda ningún trabajador en la calle, el usuario va a tener el servicio de transporte y lo que aprendimos es que los enfrentamientos no conducen a nada. Queremos que haya paz y tranquilidad”, destacó el principal impulsor de las medidas de fuerza que comenzaron a gestarse el viernes 2 de junio con asambleas parciales, y que desde el lunes 5 se intensificaron con paro total de actividades ininterrumpidas hasta esta noche, con el respaldo de gran parte del arco sindical cordobés.

El titular de la empresa Coniferal y vicepresidente de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap), Gustavo Mira, manifestó su “sorpresa” por el acuerdo que llevó a levantar las medidas de fuerza los choferes, al sostener que ni las empresas ni el municipio capitalino fueron parte de un acuerdo que hasta el momento desconocen.

“Los despedidos están firmemente despedidos. Hubo un marco de ilegalidad en las medidas de fuerza aplicadas que no tuvieron el respaldo gremial” de la conducción nacional de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) ni de la delegación local de esa entidad local, sostuvo a los medios locales el empresario del transporte, al referirse al no acatamiento de la conciliación obligatoria ni a la ilegalidad de la medida de protesta.

“Lo importante es que hayan entrado en razón y se hayan ajustado a derecho”, sostuvo Mira y se manifestó reticente a que se acuerde con un sector “autoconvocado sin paraguas sindical”.

Se esperaba que pasada las 23 el ministro Sereno convocara a los empresarios del transporte para interiorizarlos de los resultados tras la reunión con los choferes, y los alcances del acuerdo para que retomaran sus tares en las primeras horas de esta madrugada.

El cese del paro ocurrió a un poco más de una hora de haber concluido el primer día del ‘Plan de Emergencia’ que implementó el municipio de la capital local, que consistió en alrededor de dos centenares de colectivos que prestaron servicios en los corredores centrales custodiados por efectivos de Gendarmería Nacional, Policía Federal y Policía de la Provincia, lo que representó cubrir alrededor del 20% de la demanda del transporte del total que se requiere para transportar diariamente a casi 400.000 usuarios capitalinos.

Mientras tanto, en horas de esta tarde, el gobernador Juan Schiaretti, presidió una reunión de la que participaron el intendente de la ciudad, Ramón Mestre, y representantes de diferentes fuerzas políticas y sociales de la sociedad cordobesa, con el objetivo de avanzar en la elaboración de un proyecto de ley tendiente a declarar “esencial” al servicio de transporte público de pasajeros, lo que implicará establecer guardias mínimas en situación de conflicto gremial.

También se avanzó en la iniciativa del intendente Mestre en la necesidad de realizar una Consulta Popular para que sea la ciudadanía la que defina si está de acuerdo con pagar un boleto más caro que en el resto del país, para que los choferes de UTA Córdoba gane más plata respecto a trabajadores del trasporte de pasajeros de otras provincias, al referirse al 32,5% que pretenden de aumento, un 11,5% más que el 21% acordado a nivel nacional.

Los choferes también exigen la normalización de la delegación local de UTA que, desde octubre de 2016, se encuentra intervenida luego de un conflicto similar al que se refleja hoy con paro por varios días y sin el aval sindical.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.