AR flights 728 x 90

Los médicos nazis, la ciencia de matar

El psiquiatra y escritor Robert Jay Lifton presenta una nueva edición de Los Médicos nazis, su monumental obra editada en 2000 que aborda la “visión nazi de matar para curar”. Un libro que ya lleva vendidos más de 100.000 ejemplares en todo el mundo y que fue traducido al francés, italiano y alemán. Un estudio psicológico e histórico de cómo el régimen de Adolf Hitler pudo reclutar y adoctrinar a hombres formados para salvar vidas para convertirlos en médicos de muerte que, sin embargo, seguían convencidos de que seguían curando.

Muchos médicos que terminaron convirtiéndose en los ejecutores del genocidio nazi eran “profesionales bastante comunes que no habían matado a nadie”, asegura Lifton con la autoridad de haber revisado documentos, escuchado testimonios y, lo más imporatnte, haberse entrevistado personalmente con los médicos nazis.

La transformación de esos médicos que pasaron de curar a enfermar y matar es lo que investigó el autor con una perspectiva psicológica e histórica. “La gente puede acostumbrarse a matar con bastante facilidad”, concluyó tras escribir esta obra profusamente documentada.

Lifton ubica el inicio del genocidio y de la participación médica en la “visión biomédica” que instauró el nazismo por la cual la raza nórdica se infectó con la influencia judía. A pesar de que en sus inicios muy pocos de los futuros médicos nazis creyeron del todo en esa visión, los terminaría convenciendo la ideología genocida planteada por Hitler que terminó de crear una “normalidad del mal” por la cual los nazis “nazificaron la conducta profesional” de los médicos.

Para Lifton, su trabajo consistió en “honrar a las víctimas de los médicos nazis” no sólo documentando sus acciones”, sino también confrontado “las condiciones de normalidad del mal que las produjeron”.

Durante sus conferencias sobre el Holocausto desde la psicología del sobreviviente, Lifton empezó a sentir la necesidad de estudiar a los perpetradores de las matanzas, en ese estudio encontró que el rol de los médicos fue de una “extraordinaria” importancia para el proyecto de exterminio nazi.

El eje de su obra fue, entonces, encontrar cómo ocurrió “el paso de curar a matar” y cómo los experimentos con seres humanos eran también justificados desde la ideología médica y política del régimen nazi.

Pero también destaca el autor cómo los médicos participaron en el proceso de la muerte y en la supervisión de las matanzas.

El rol de los médicos no se limita al Holocausto. Lifton encuentra un proceso que comienza con la esterilización forzosa iniciada por Hitler, seguido por los planes de ‘eutanasia’ de la población considerada como un lastre para los propósitos del régimen hasta los campos de concentración y el exterminio.

La secuencia va acompañada por el proceso de nazificación de los médicos que los llevaría no sólo a tolerar las matanzas, sino a considerarlas dentro de la normalidad gracias al “desdoblamiento” de su personalidad en la conformación de un segundo “yo” que les permitió participar en el mal, en matar a pesar de su formación de curar.

Lifton repasó todo el proceso de nazificación hablando con los propios médicos nazis. Encontró en esas entrevistas a personas que intentaron presentarse como ciudadanos “decentes” que “trataron de hacer lo mejor en una mala situación”. Pero ninguno llegó a una evaluación ética de su accionar ni de lo que ocurría en su entorno.

“La esterilización fue el precursor del asesinato masivo”, asegura el autor en relación a  la política gubernamental del nazismo que da comienzo al recorrido de nazificación de los médicos y del horror nazi del Holocausto. Pero antes del Holocausto, existió el programa de “eutanasia”. Fue el segundo paso hacia el exterminio masivo, con gran participación de psiquiatras en esa instancia, que instauraron el concepto de “una vida indigna de ser vivida” en lugar del concepto que conocemos de “derecho a la muerte digna”.

Era el Estado, con los médicos, quiénes decidían quien no tenía derecho a vivir. En esta etapa se autorizan gran cantidad de asesinatos de niños, los que menos dificultades presentaban para matar. Comenzaron con los recién nacidos, luego los niños de 3 a 4 años y después los mayores. La excusa: problemas mentales  y otras discapacidades que el Estado consideraba que le producía un gasto excesivo.

El autor también rescata testimonios sobre el accionar de algunos médicos, como el Dr. Pfannmuller que tenía como política matar de hambre a los niños para ahorrar el gasto en medicamentos.

En proyecto de eutanasia es el que introduce el gas para matar, que luego se convertiría en un sistema industrial de asesinato masivo en el campo de concentración de Auschwitz. Y son los médicos jóvenes los que suelen llevar a cabo el acto de matar con supervisión de los mayores.

Pero Lifton destaca también a los psiquiatras que se resistieron al exterminio médico. Aunque quienes lograrondetener el proyecto de eutanasia fueron los líderes religiosos católicos y protestantes, una vez que salieron a la luz pública las consecuencias del plan.

Sin embargo, el proceso no culminó, sino que empezó otra etapa, denominada “eutanasia salvaje”, donde los médicos podían actuar libremente y decidir quien vivía y quién moría. Aquí se vio el éxito de la nazificación. Y fue poco lo que faltó para pasar al genocidio en los campos de concentración.

Los médicos aplicaron en los campos su ‘medicina para matar’, el Zyklon-B, un gas cuya manipulación sólo tenían autorización para manejar el personal médico.

Lifton no elude abordar la tarea de los médicos prisioneros, ayudantes de los nazis en los campos pero que a diferencia de éstos mantenían un “impulso de curar”.

A pesar del uso del Zyklon-B, el más ‘médico’ de todos los métodos para matar en Auschwitz fue la inyección de fenol, que habían quedado asociadas al proyecto de “eutanasia”. Este método consistía en clavar la aguja directamente en el corazón del prisionero, quien era sostenido por ayudantes mientras permanecía sentado. El deceso ocurría en segundos, aunque a veces podía demorar minutos.

El capítulo de los experimentos médicos nazis discierne entre dos tipos: los que el régimen propiciaba y los que hacían por propia iniciativa de los médicos. Los detalles son aterradores, pero para los médicos era recordar lasépocas del concepto de que quienes eran estudiados brindaban un servicio a pesar de sus vidas “indignas de ser vividas”.

No podía faltar en esta obra la historia del más infame de los médicos nazis: Josef Mengele, un criminal que murió prófugo de la Justicia en una playa de Brasil pero que tuvo una breve residencia en la Argentina.

Como psiquiatra, Lifton se interesó en explicar el “desdoblamiento” de los médicos nazis, esa división del “yo” que les permitía matar a pesar de su formación profesional para curar. Ese ‘yo’ contemplaba todas sus conductas y era regido por el principio de la “higiene racial”.

Por último, el autor da su Testimonio tras los años de estudiar documentos, escuchar a los protagonistas y verse cara a cara con los médicos nazis: el asesinato medicalizado sólo era posible en nombre de la “sanación”. Y una advertencia: el nuevo holocausto mundial se encuentra latente hoy en el desarrollo de la tecnología nuclear del genocidio.

Sobre el autor
Robert Jay Lifton (Nueva York, Estados Unidos, 1926) es un psiquiatra y escritor dedicado al estudio sobre las causas y los efectos psicológicos de las guerras y la violencia política, pionero de las técnicas de la psicohistoria y cofundador del Centro para el Estudio de la Violencia Humana. Se desempeñó como psiquiatra de la Fuerza Aérea en Japón y Corea y trabajó como profesor e investigador en la Facultad de Psiquiatría de Washington y la Universidad de Harvard. Es profesor de Psiquiatría en la Universidad de Columbia y profesor emérito de Psiquiatría y Psicología en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Entre sus más de veinte libros, se destacan los dedicados a las adaptaciones mentales en ambientes de guerra: Death in Life: Survivors of Hiroshima (1967, ganador del National Book Award) y Home from the War: Vietnam Veterans – Neither Victims nor Executioners (1973). Los médicos nazis, que Editorial El Ateneo presenta al público hispanohablante, fue el primer estudio en profundidad sobre cómo los profesionales médicos racionalizaron su participación en el Holocausto.

Ficha Técnica
Título: Los médicos nazis, La ciencia de matar
Autor: Robert Jay Lifton
Editorial: El Ateneo
Fecha de publicación: noviembre 2018
COlección: Divulgación Histórica
ISBN: 978-950-02-0985-4
Formato: 23 cm x 16 cm
Encuadernación: rústica
Páginas: 656

Por: Martín Rodríguez Rocha

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.