Marruecos: “Ofensiva de encanto hacia África”

Así analizan los medios de difusión franceses, como Le Point, los motivos para obtener los llamativos resultados en la política continental. También por estos días sus pares italianos de Corriere della Sera con el título » Vacunas: Marruecos lo hace mejor que Italia y Francia», elogian la exitosa campaña de vacunación del reino nor-africano, asegurando que lo ha hecho mejor que la mayoría de los paises europeos. De este último tema hablaremos en otro momento, ahora volvemos al analisis de como logró el actual liderazgo.

Bajo el título «Marruecos: ¿cómo construyó el reino su liderazgo africano?», «Le Point» recuerda los principales elementos de la orientación africana de la diplomacia marroquí desde el comienzo del reinado de Mohammed VI.

Según Le Point, el Reino está liderando una “ofensiva de encanto hacia África”, a través de su integración dentro del continente y su despliegue como potencia africana, tanto en su propia identidad como en su espacio de proyección, señalando que esta integración se basó principalmente en la intensa actividad diplomática y sobre una estrategia que “contrasta claramente con el pasado”.

Entre 2001, fecha de su primera visita a Mauritania, y 2016, fecha de la solicitud de readmisión a la Unión Africana, el rey Mohammed VI realizó alrededor de cuarenta visitas de Estado al continente, estableciendo una nueva cooperación multisectorial, en prioridad con los países francófonos, recuerda el periodismo parisino.

“El regreso de Marruecos a la Unión Africana en 2017 y el creciente apoyo de los estados africanos al reconocimiento del carácter marroquí del Sáhara Occidental – 15 países abrieron un consulado en las provincias del sur en 2020 – despertaron la conciencia de una dinámica que ya ha sido impulsada desde hace años ”, subraya la revista, que señala que el liderazgo marroquí también se basa en la diplomacia bilateral y multisectorial, a la luz de las numerosas visitas reales al continente.

Ya en 2016, una docena de países africanos, de los 26 que generalmente apoyaban las posiciones argelinas, retiraron oficialmente su reconocimiento del «Frente Polisario», mientras que 28 países africanos presentaron una moción para suspender la pseudo RASD de la Unión Africana, “marcando una reversión decisiva del equilibrio de poder continental”, reconociendo ahora a Marruecos como una potencia continental, igual que Sudáfrica o Nigeria.

 Según la revista francesa, “el reconocimiento diplomático de la integridad territorial marroquí no fue, sin embargo, el único objetivo de esta política africana, especialmente desde el comienzo del reinado de SM el Rey Mohammed VI, Marruecos se ha vuelto más abierto a los mercados de capitales globales y comprometido a nivel nacional en la búsqueda de la emergencia a través del crecimiento económico ”.

Esta búsqueda ha sido ilustrada por inversiones considerables en infraestructura urbana y rural, por la transición a la producción manufacturera y por el mantenimiento de una tasa de crecimiento del 4% en promedio desde la década de 2000. Las empresas privadas ahora desean ofrecer sus servicios fuera de las fronteras marroquíes e invertir en nuevos mercados, observa la publicación, señalando que la presencia económica marroquí se ha afianzado desde entonces en varios sectores en África, incluyendo industrias mineras, infraestructura, banca, seguros, agricultura, agroalimentación, telecomunicaciones y finanzas. A partir de mediados de la década de 2010, el Reino se convirtió así en el primer inversor africano en África Occidental y el segundo a escala continental, después de Sudáfrica, observan los medios.

Para Le Point, la política africana de Marruecos se basa en un enfoque tanto «realista» como «constructivista». Es realista porque intenta superar las divisiones ideológicas para defender de una manera más racional y pragmática una serie de intereses nacionales. Es constructivista porque se basa en la defensa de una identidad de rol a escala internacional, de un puente entre diferentes áreas geoculturales, a partir de su propia identidad nacional como Estado multicultural.

Además, es en nombre de esta identidad que Marruecos se ha dedicado a la cooperación Sur-Sur en África, en particular mediante el despliegue de la diplomacia humanitaria, cultural y religiosa, señala la revista.

Más allá de sus campos de acción diplomáticos, la política africana de Marruecos marca, por tanto, una redefinición decisiva de la geopolítica regional y continental. Se trata de la afirmación y el reconocimiento internacional de la identidad africana del Reino, observa en conclusión la publicación.

Todo esto liderado por un rey que desarrolla la política internacional con un concepto de trabajo cuerpo a cuerpo y que está muy bien secundado por el canciller, agregamos nosotros.

Fuente: MAP-Le7tv-Le Point-Corriere della Sera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.