AR flights 728 x 90

Moldavsky (de comerciante a cómico)

Si bien no es habitual cambiar de vida a los 50 años, Roberto Moldavsky, logró pasar de ser vendedor de camperas en el Once, a ser un comediante exitoso, muy reconocido en Argentina y en otras latitudes.

Recuerda que un día su exesposa le acercó un volante, sobre un curso gratuito de Stand Up, que dictaba la AMIA y allí comenzó el giro en su vida.

El humor se convirtió en su cable a tierra, su hobby, se animó entonces a llevarle un DVD a Jorge Schusshein, quien lo llamó para sumarse a un Café Concert. Allí conoció a Fernando Bravo quien lo llevó a su programa en radio Continental.  Como siguiendo una cadena, lo escuchó Gerardo Rozin y lo invitó a participar el La Peña del Morfi, (canal 11, los domingos).

Como trabajaba y actuaba empezó a sentir cansancio, luego de una conversación con Sebastián Wainraich, tomó la decisión de dejar el comercio, cosa que su madre no podía creer. Además en ese momento 2012, el trabajo iba bien.

Uno de los principales referentes en el humor es Woody Allen. De acuerdo a lo que dice en su  libro” Goy Friendly”, Moldavsky  expresa que hay una escuela de mucha tradición con el humor judío, la madre que tienen, el perfil hipocondriaco. Tiene como estratégia primero reírse de si mismo, de su sobrepeso, diálogo con la pareja, sus problemas para levantarse temprano o tratar de ponerse un chupín. Primero se castiga y luego lo hace con los demás. Otros referentes son Tato Bores, el negro Olmedo.

Habla también de una época donde había más de seis programas cómicos muy fuertes, actualmente puede ver a Capusotto y Sin Codificar y los que aportan segmentos como Campi, Lizzy Tagliani y él.

La idea de su propio programa es un sueño aún lejano.

Luego de ganar el Martin Fierro por su labor en” La Peña del Morfi”, dice habérselo tomado con tranquilidad, de acuerdo a las palabras de Fernando Bravo, “el premio más importante es tener un público que te siga”. Considera que el premio lo consiguió gracias a la ayuda de gente como Jorge Shussheim, Fernando Bravo y Gustavo Yankelevich, de sus amigos y su familia.

Cuando estuvo en el programa de Mirtha, ella le confesó  luego “me hizo muy bien que hayas venido”. Ella venía de una semana muy polémica por un programa que tuvo mucha repercusión negativa. Fue una mesa divertida y posteriormente la gente  le comentaba que habían visto el programa y eso se vio reflejado en el teatro. También había estado el año anterior en lo de Susana quien fue a verlo después al teatro.

Relata su experiencia en Israel, donde vivió desde 1984 al 94, en aquel momento tenía 21 años y la paz estaba muy cerca. Disfrutó mucho de la experiencia en el kibutz. Vuelve allá porque tiene una hermana y muchos amigos, la colectividad Argentina allá lo sigue y también recibe sus críticas.

La colectividad siria por su parte lo ha invitado a hacer shows para ellos y lo pasó muy bien, a pesar de su temor en un principio. Cree que la mayor parte de Árabes y Judíos quieren que éste problema termine por la vía del diálogo.

En sus shows habla sobre política y les dá a todos por igual, sin grietas y tiene entendido que vieron a políticos en la primera línea de las plateas.

Resume su elección en esta profesión como “haberse tirado a una pileta con muy poco agua”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.