Murió Juan José Pizzuti, emblema de Racing y leyenda del fútbol argentino

Juan José Pizzuti, ídolo de Racing y leyenda del fútbol argentino, que consagró campeón sudamericano y mundial a «La Academia», con el recordado «Equipo de José», falleció este viernes a los 92 años, informó oficialmente la entidad de Avellaneda.

Identificado con Racing, donde salió campeón en 1958 y 1961, fue el técnico que llevó a ese club a ganar en 1967 su primera y única Copa Libertadores y el primer título de la Intercontinental para la Argentina.

«Tito», como todos lo conocían en su barrio natal Barracas, había nacido el 9 de mayo de 1927, debutó en Primera División en Banfield en 1947 donde jugó 77 encuentros y marcó 47 goles, lo que motivó el interés de River Plate por conseguir sus servicios.

Llegó a la entidad de Núñez en 1951 y con la camiseta del «Millonario» estuvo solo un año junto a futbolistas de la talla de Santiago Vernazza, Félix Lostau, Alberto De Zorzi, Ángel Labruna, Walter Gómez y Roberto Zárate.

Para 1952 pasó a Racing, el club con el que más fuertemente se identificó y al año siguiente se consagró goleador del fútbol argentino con 22 tantos.

En 1955 Pizzuti recaló en Boca Juniors, pero sólo jugó 20 partidos, y volvió a Racing, donde se consagró campeón con una notable delantera compuesta por Orestes Corbatta, Pedro «Piedone» Manfredini, Rubén Sosa y Oscar Belén. Repitió ese logro en 1961, con un ataque que reemplazó a Manfredini por el «Ropero» Pedro Mansilla.

Dentro de la cancha, alzó dos títulos locales con la entidad de Avellanada (1958 y 1961) y fue goleador del equipo en esa segunda conquista. Con 118 goles en 215 partidos, «Tito» es aún hoy el segundo goleador histórico de ese club detrás de Evaristo Barrera (136).

Pizzuti jugó en el seleccionado argentino entre 1951 y 1959, y fue Campeón Sudamericano, lo que hoy se conoce como Copa América, en 1959 en un certamen desarrollado en nuestro país y en el cual anotó tres goles.

El recuerdo con la Albiceleste también quedará asociado al gol que le convirtió en ese torneo a la selección de Brasil, que tenía entre sus filas a Pelé, Garrincha y Didí, entre otras estrellas, en el útlimo encuentro del torneo en el Estadio Monumental ante 85 mil espectadores.

Para 1962 se fue de nuevo a Boca. «Me tuve que ir porque discutí con el entonces presidente de Racing Sigfredo Sisco, que me puso como cabecilla de un reclamo de premios. Una mentira», recordó alguna vez Pizzuti a Télam.

Finalmente, con el «Xeneize» ganó su tercer y último título de liga y el último como jugador en 1962 ya que se retiró de la actividad profesional al año siguiente, con un global de 182 goles en 349 partidos, que lo convierte en uno de los 20 máximos goleadores de todos los tiempos en Primera División.

De inmediato, llegó su debut como entrenador en Chacarita Juniors en 1964, hasta que el presidente de Racing, el empresario Santiago Saccol, lo llevó al club de Avellaneda para que se consiguiera los hitos más gloriosos en la historia de «La Academia».

En 2016, Pizzuti recordó al ser homenajeado en el Senado de la Nación, al cumplirse el 50mo. aniversario del Campeonato Metropolitano de 1966, que antecedió a las conquistas de la Copa Libertadores e Intercontinental en 1967, que hizo «historia con un gran plantel de hombres».

«En aquel equipo nadie se creía figura y todos jugaban para conseguir el resultado. Cuando llegué en 1965 estábamos últimos en la tabla y terminamos batiendo récords. Racing es mi casa, pasan los años y siempre revivimos aquel equipo, quedamos en la historia con un gran plantel de hombres», recordó en ese momento a Télam, sobre los protagonistas de aquel Racing, que estuvo 39 partidos invicto, (récord que recién podría batir el Boca de Bianchi en 1998/99).

Pizzuti ocupó el cargo de DT en la «Academia» entre 1965 1969, llevó a Racing a ganar el torneo local en 1966 y luego a obtener la Copa Libertadores de América de 1967 tras derrotar a Nacional de Uruguay, en un desempate jugado en Chile.

Sin embargo, su apellido quedará por siempre emparentado al Racing campeón de la Copa Intercontinental en 1967 contra el Celtic de Escocia con el recordado gol de Juan Carlos Cárdenas en el Estadio Centenario de Montevideo y convertirse en el primer equipo argentino en ser campeón del mundo a nivel de clubes.

Ese exitoso equipo de Racing fue conocido como «El Equipo de José», aludiendo al nombre de su entrenador. «Y ya lo ve, y ya lo ve, es el equipo de José», cantó la hinchada de Racing desde que el DT le cambió la cara para siempre al club.

Ese «Equipo de José», que coreaban sus tribunas, se sabía de memoria: Cejas, Perfumo y Díaz, Martín, Mori y Basile, Martinoli, Rulli, Cárdenas, Yaya Rodríguez y Maschio.

Luego de cuatro años al frente del plantel de Racing, Pizzuti se hizo cargo de la Selección Argentina entre 1970 y 1972. También pasó por Nueva Chicago, Colón de Santa Fe e Independiente Medellín en Colombia.

En Racing completó tres ciclos más sin éxito: el primero en 1974; luego en 1983 cuando fue director técnico del equipo que descendió a la Primera B, y diez años más tarde tuvo el último, en 1993.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.