La NASA afirma tener evidencias de un universo paralelo al lado del nuestro

Un grupo de científicos de la NASA aseguró este martes tener evidencias para confirmar que existe un universo paralelo y que se encuentra justo al lado del nuestro.

Los investigadores manifestaron que en este insólito hábitat, todas las leyes de la física podrían ser completamente opuestas a las que conocemos. Es decir, un mundo en donde el tiempo va hacia atrás.

Este increíble hallazgo se produjo cuando científicos de la agencia espacial de Estados Unidos investigaban desechos congelados en la Antártida.

Para ello, utilizaron la Antena Antártica de Impulso Transitivo (ANITA). El objetivo principal, para comenzar esta asombrosa investigación, era detectar el origen de las ráfagas rápidas de radio (FRB), fenómeno que quedó directamente vinculado con el posible universo paralelo.

Sobre estos universos paralelos, los expertos y científicos dijeron que, hay aire frío y seco, que es verdaderamente útil para evitar las distorsiones de ruido, dijeron los expertos.

Por otra parte, las FRB emiten una energía mucho más poderosa (un millón de veces más potentes) que cualquier otra cosa. Otra novedad a tener en cuenta, es que el tiempo de captación se reduce a 0.15 milisegundos, por lo que se necesita un ambiente despejado para poder determinar todos sus componentes. Para ver si realmente es habitable, y sobre todo para determinar sus características.

Entre otras cualidades que obtuvo ANITA, en su más reciente incursión de la NASA, se registró algo llamado “neutrino tau”. Se trata de una partícula que viaja a una velocidad cercana a la de la luz.

La presencia de este componente, fue lo que hizo creer a los científicos que esta partícula que acompaña las FRB está viajando a través del tiempo.

La investigación del grupo de científicos se realiza desde el 2006.

El portal New Scientist detalla cómo los científicos llegan a considerar esas posibilidad.

El grupo trabaja en un experimento. Por tres ocasiones, Peter Gorham y varios de sus colegas observaron un globo gigante que transportaba una colección de antenas flotando por encima del hielo, escaneando más de un millón de kilómetros cuadrados del paisaje congelado en busca de evidencia de partículas de alta energía que llegaban del espacio.

Durante los vuelos en diciembre de 2006 y diciembre de 2014, ANITA detectó una fuente de partículas de alta energía en erupción desde el hielo que se asemeja a una lluvia de rayos cósmicos al revés, se explica en la web de la Universidad de Hawai, donde Gorham es profesor de Física.

«Lo que vimos es algo que se parecía a un rayo cósmico, como se ve en el reflejo de la capa de hielo, pero no se reflejó», dijo Gorham.

“Era como si el rayo cósmico hubiera salido del hielo mismo. Algo muy extraño. Así que publicamos un artículo sobre eso, simplemente sugerimos que esto estaba en una tensión bastante fuerte con el modelo estándar de física«.

«Podría indicar que en realidad estamos viendo una nueva clase de partículas subatómicas que es muy penetrante», dijo Gorham.

“Incluso más penetrante que un neutrino, que es bastante difícil de hacer. Esta partícula estaría pasando por casi toda la tierra. Así que esto podría ser una indicación de algún nuevo tipo de física, lo que llamamos más allá del modelo estándar de física».

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.