AR flights 728 x 90

Oscar Martínez, hombre de letras

Luego de recibir la comunicación oficial de su designación como miembro de número de la Academia Argentina de Letras, Oscar Martinez se sintió sorprendido y honrado, tal como en su personaje de “Daniel Mantovani en El Ciudadano Ilustre”.

Confesó vivirlo desde su condición de amante de la literatura, recordando que la narrativa fue la asignatura que consideraba posible en su juventud.

Martinez cuenta en una entrevista con el diario La Nación que tanto en cine , teatro  o televisión con importantes éxitos como actor, autor y director teatral.

Es autor del ensayo “Ensayo General” y de las obras teatrales, “Ella en mi cabeza”, “Días Contados “y “Pura Ficción”.

En la A. A. L. ocupará  el sillón de Ventura de la Vega (1807-1865), y cumplirá con los objetivos desde la creación de la entidad en 1931, que fue promover al teatro nacional.

José Luis Moure, presidente de la A.A.L. expresó que el cine y el teatro no estaban representados como faceta de las letras. No era la primera vez que incorporaba a una figura ajena a la literatura. A propósito acotó que la Real Academia Española tiene en su cuerpo actores, en tanto que la A.A.L. fueron académicos como Bernardo Houssay, Luis Federico Leloir y el ingeniero HoracioReggini.

Sorprendido estaba Martinez al enterarse también que ésta designación lo incorpora  automáticamente a la Real Academia Española, como miembro correspondiente.

Su esencia artística está bien volcada en su libro “Ensayo General”.En “Apuntes sobre el trabajo del actor” (2017) contribuye a la construcción de obras que no solo puede degustar el espectador, sino también el artista que lo interpreta.

“Ella en mi cabeza” (2005) fue su exitoso debut como dramaturgo, permaneció varias temporadas en cartel, con Julio Chavez y luego con Darío Grandinetti. En esta obra relata la obsesion de un hombre con  sentimientos encontrados respecto a su mujer…casi tanto como a su psicólogo.

En 2006, estrenó “Días contados” donde recreó relaciones afectivas  no solo de pareja, sino también familiares.. En “Pura Ficción” (2009) expone su inquietud en un matrimonio de artistas.

Los puntos en común de su dramaturgia es “jugar con las contradicciones, análisis psicológicos, delicado humor” y el encuadre en ámbitos teatrales.

“No deja de congratularme que a la vuelta de la vida me honren con esto”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.