AR flights 728 x 90

Recalde: “Bullrich confesó que posiblemente a algún gendarme se le fue la mano”

La desaparición de Santiago Maldonado se convirtió en el tema central del país y del Congreso. Patricia Bullrich y Marcos Peña enfrentaron a la oposición. Héctor Recalde denunció un ‘estado policial’ y afirma que la ministra de Seguridad les confesó en privado que “posiblemente a algún gendarme se le fue la mano”.

La desaparición del joven artesano Santiago Maldonado fue el tema excluyente en las dos visitas que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, realizó a ambas cámaras del Congreso de la Nación como parte de su informe mensual ante el legislativo. En Diputados el reclamo de los bloques opositores, especialmente del Frente para la Victoria, fue el más fuerte y generó ásperos cruces con el funcionario. Antes, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, compareció en el Senado ante la Comisión de Seguridad donde respondió las preguntas de varios legisladores y también protagonizó duros intercambios con acusaciones varias.

En todas esas instancias, los funcionarios del gobierno nacional plantearon en el Congreso la defensa férrea de la Gendarmería en su conjunto sosteniéndose en la hipótesis de que a Maldonado podría haberlo herido de gravedad el puestero de la estancia Benetton durante un presunto ataque. Caída esa posibilidad por el examen de ADN a los restos de sangre del cuchillo que demostraron que no se trataba de Maldonado, Cambiemos tuvo que revisar su estrategia e intentar tomar la iniciativa perdida. Y Mauricio Macri tuvo que romper el silencio.

Pero ya el Gobierno había terminado de complicar la situación de la fuerza a la que defiende. De haber abordado el problema en su inicio y planteado la posibilidad de excesos de algunos uniformados y separarlos, elevó la defensa a toda la Institución que aún no está siendo sospechada como lo está ahora.

En el Congreso, el kirchnerismo presentó un pedido de interpelación a la ministra Bullrich y Cristina Kirchnertomó el caso casi como eje de su campaña electoral, incluso dejando de lado las críticas a la situación económica del país que habían sido el tema central de sus discursos antes de las PASO y con lo cual no logró los resultados esperados en las primarias.

En la Cámara de Diputados, la diputada Victoria Donda (Libres del Sur) titular de la comisión de Derechos Humanos citó sin éxito a Bullrich. Ahora el kirchnerismo hace su intento con un pedido de interpelación a la vez que denuncia un ‘Estado policial’. Así lo explicó el diputado nacional y titular del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Recalde.

– ¿El bloque que Usted preside está pidiendo la interpelación de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, qué es lo que le cuestionan y por qué  hablan de la existencia de un “estado policial”?

– Esto no es particularmente contra la ministra de Seguridad. Lo que decimos es que en el contexto general de la República Argentina uno ve que en Jujuy el gobierno jujeño frente a una medida cautelar dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que le den prisión domiciliaria a Milagro Sala la han encerrado prácticamente en un campo de concentración. Y acá también hay una responsabilidad del Estado Nacional porque es responsable antes los organismos internacionales, no los gobiernos provinciales. El otro ejemplo fueron la cantidad de allanamientos que se hicieron en la provincia de Córdoba a fines de agosto en locales partidarios pero también en comedores y bibliotecas populares. Y por último la represión en la marcha por Santiago Maldonado del viernes 1 de setiembre. Entonces, pareciera que vamos hacia un ‘Estado policial’. Además, está probada la participación de provocadores mandados ad hoc o por la Policía Federal o por la AFI (Agencia Federal de Investigación) para generar la provocación y la represión inaudita en Plaza de Mayo en una marcha totalmente pacífica. Si a esto le sumamos la actitud que tienen en relación al caso Maldonado, vemos que durante 35 días fue de un negacionismo total, y de una construcción de pistas falsas. Entonces, nos sobran motivos para requerir la presencia de la ministra de Seguridad en el recinto para que explique todo esto.

– Fue tardía la reacción del Gobierno nacional en el caso Maldonado ¿pero fue suficiente lo que está haciendo ahora?

– Lo que hicieron durante 35 días fue una autodefensa. Hasta que se producen dos hechos fundamentales en mi lectura: uno es que se frustra la desorientación en las pistas, en el sentido de que Santiago Maldonado haya recibido una herida profunda por el acuchillamiento del puestero de la estancia de Benetton, lo que los análisis de ADN terminan descartando por completo. Y el segundo hecho es cuando Patricia Bullrich le confiesa a un grupo de diputados en una reunión que se realizó el 25 de agosto, que “posiblemente a algún gendarme se le pasó la mano”. Eso significa que ella sabía que la Gendarmería había detenido a Maldonado. Esto es de sentido común. Si dice que a algún gendarme se le fue la mano es porque a Santiago lo detuvieron ellos. Y si lo detuvieron y desapareció entonces es una ‘desaparición forzada’ y hay una responsabilidad del Estado argentino representado por el Gobierno.

– Le cambio de tema y le pregunto por una cuestión que lo atañe especialmente como abogado laboralista, el Gobierno nacional planteará para el año que viene una reforma laboral ¿se parecerá a la de Brasil?

– No, ni soñando se parecerá. Lo insólito es que el Gobierno no dice en qué consiste esa reforma como para que antes de las elecciones de octubre la podamos debatir y saber qué proponen así la ciudadanía tiene más información para poder votar.

– ¿Qué opinión tiene de la reforma brasileña?

– Destruyó el derecho al trabajo y a la organización sindical. Es cavernícola. Pero que acá ni sueñen con eso. Acá Macri ensayará otro tipo de cosas, como un decreto con el pretexto de reglamentar una ley y así poder eludir al legislativo.