La organización TECHO espera que el nuevo gobierno redoble esfuerzos para urbanizar villas

Plan Emergencia Habitacional Cero; Implementación de la Ley de Barrios Populares y Proyecto de Planificación Territorial, son tres de las propuestas en las que la organización TECHO espera avanzar con la nueva gestión del Presidente Alberto Fernández, según un informe anual de la entidad, en el que evalúa lo realizado y lo pendiente en los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri.

“Es un informe que hacemos anualmente, pero en este caso, además, coincidiendo la publicación con el recambio de las diferentes gestiones, nos pareció pertinente ampliar la mirada no solo al último año, sino a los últimos cuatro”, explicó a la agencia estatal Télam Daniel Field, director de Asuntos Públicos de Techo a cargo de la elaboración del informe.

Field precisó que se elabora “mediante un relevamiento interno que hacemos a través de una encuesta al equipo fijo de voluntarios de Techo, que son aproximadamente unas 600 personas”.

A nivel nacional el Informe de Techo precisó que si bien hubo una mejoría en la pobreza por ingresos en los primeros semestres de la gestión, la prolongada crisis económica modificó esta tendencia y el gobierno de Macri termina su mandato con un 35,4% de personas en situación de pobreza.

Entre los aspectos a destacar, el director de Asuntos Públicos señaló que “además de la situación social que todos conocemos, los índices de pobreza, la inflación y la situación económica en general, hay un punto que el informe señala en relación al deterioro en el mercado de trabajo que, si bien no se registró un aumento del desempleo como en otros momentos de crisis, existe una alarma preocupante vinculada a la tendencia de aumento de la informalidad”.

“Nosotros levantamos una alarma en este aspecto y pensando en el corto y mediano plazo, creemos que el gobierno que inicia hoy va a tener que prestar atención”, dijo Field a Télam.

Otra cuestión puesta de manifiesto tiene que ver con la articulación de las políticas, con lo institucional.

“La política de hábitat y vivienda estuvo dispersa, señaló el directivo de TECHO: una parte en Ministerio de Interior, otra parte en Jefatura de gabinete, otra parte en Desarrollo Social, y esto hizo que haya planes que funcionaron por separado y al haber poca articulación, quedaron espacios desatendidos que nosotros entendíamos que tenían que haber sido atendidos con urgencia, ahí creemos que faltó sobre todo articulación, ya que en su momento presupuesto hubo” .

“La ausencia de un espacio oficial de coordinación de las diferentes políticas e intervenciones llevó a superposiciones de responsabilidad como de espacios de trabajo”, indicó

“No obstante, -señala el informe- y a pesar de la falta de coordinación, se dieron algunos avances en términos de diseño de planes, mejoras en las contrataciones para concretar las obras, y en simultáneo, una política poco clara en términos de eficiencia de venta de tierra pública, intervenciones en barrios populares sin participación de las mismas comunidades, entre otras, que, de alguna forma, actuaron en sentido inverso”, concluye.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.