Trabajadores de la línea 60 realizan un paro y marchan a la Secretaría de Trabajo

Los choferes de la línea 60 realizan este jueves un paro por 24 horas y marcharán a la Secretaría de Trabajo, en una medida de fuerza que cuenta con el «total respaldo» de la Unión de Trabajadores Tranviarios (UTA).

Así lo confirmó a Télam el secretario de prensa de la UTA, Mario Caligari, quién sostuvo que la protesta «está coordinada entre los delegados de la línea 60 y la organización gremial».

Caligari calificó a la empresa Dotta como «monopólica» y dijo que «busca reducir los recorridos que tiene la 60 y traspasarlos a otras empresas armadas por ellos mismos, y así generar que un recorrido que va de Tigre a Constitución termine en Puente Saavedra, y quién utilice ese servicio pague pasaje dos veces, porque tiene que tomar otro colectivo hasta Constitución».

En coincidencia, los delegados denunciaron a través de comunicado el «desguace» de la empresa, que pone «en riesgo los puestos de trabajo» e implica «un retroceso en las condiciones laborales».

«El paro es hasta las 24 y hay posibilidad de que volvamos a parar si esto no tiene solución», advirtió Esteban Simonetta, delegado de la línea 60, en declaraciones a radio El Destape.

El paro comenzó a las 0 de hoy y será acompañado desde las 10 por una movilización a la Secretaria de Trabajo, ubicada en avenida Callao y Bartolomé Mitre, donde se brindará una conferencia de prensa.

«Hacemos paro porque autorizaron una readecuación de la línea 60, que para nosotros es un ajuste y un achique. Habrá entre 300 y 400 puestos de trabajo menos con esta readecuación», indicó Simonetta.

El dirigente gremial agregó que la empresa San Vicente «adquirió muchas líneas y cerraron ramales, con lo cual los pasajeros tienen que hacer trasbordos para llegar a Capital».

En un comunicado, los delegados explicaron que «a pocos días de perder las elecciones, el gobierno de Cambiemos benefició al grupo DOTA con una readecuación empresaria. La misma supone un alto riesgo en los puestos de trabajo y un retroceso en las condiciones laborales».

Según indicaron, «pese a no contar con las condiciones mínimas para realizar dicha adecuación, la empresa comenzó a ejecutarla el domingo 1 de diciembre, observándose que ni siquiera la cumplen como lo tienen estipulado».

«Además, a los usuarios les incrementa los tiempos de viaje por la quita de ramales y obliga a abonar dos boletos para realizar los mismos trayectos», señalaron.

Por último, los delegados y trabajadores explicaron que adoptan la medida de fuerza «luego de agotar todas las instancias de diálogo, en defensa de los puestos laborales y del servicio público de pasajeros».

«Continuaremos en estado de asamblea permanente y no descartamos futuras medidas de fuerza hasta que se restablezca el servicio normal y habitual de la línea 60», concluyeron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.