Un aliado radical del PRO denunció que el gobierno de Macri lo presionó por la causa AMIA

El ex titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, el radical Mario Cimadevilla afirmó que «en el Gobierno anterior no había interés en aportar a la investigación y sí un interés en que algunos imputados fueran absueltos», al tiempo que acusó al ex ministro de Justicia, Germán Garavano, de «obstruir» a la querella.

El dirigente radical, que renunció a la Unidad Especial en 2018 con críticas a la gestión de Mauricio Macri, se presentó ante la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado y relató su experiencia en el organismo que se representaba al Estado en la querella del juicio por encubrimiento del atentado.

Cimadevilla apuntó contra «colaboradores del ministro Garavano» por «entorpecer» la tarea de la Unidad en la querella, y disparó: «Acá hubo actos de obstrucción con resoluciones ministeriales, decretos del Poder Ejecutivo, disposiciones de gobierno que apuntaban a obstruir la investigación que llevábamos adelante».

«No tenía el Gobierno anterior mucho interés en saber qué había pasado en la AMIA», sostuvo el ex funcionario, al tiempo que señaló que «sí había un interés en que algunos imputados fueran absueltos» y recordó que el Estado desistió de acusar a los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, imputados por su rol en el primer juicio de la AMIA.

«A lo largo de la querella, hubo todo tipo de obstrucciones: los abogados de la unidad sufrieron mucho hostigamiento de parte de Garavano y sus funcionarios, se les decía que no fueran inquisidores», dijo Cimadevilla a radio La Patriada.

Luego, «empezaron a sugerir que la querella no debería acusar a determinadas personas y llegamos al extremo de que el propio Garavano pida la remoción de algunos abogados de la querella», agregó.

«En la audiencia de alegatos finales directamente indicaron pedir la absolución de algunos imputados y cuando respondimos que las pruebas ameritaban una acusación, decidieron designar nuevos abogados para pedir la absolución, lo que motivó el pedido de juicio político a Garavano promovido por la entonces diputada Elisa Carrió», explicó el ex senador radical.

Además, hizo referencia a un audio de WhatsApp difundido por el periodista Horacio Verbitsky en el que se escucha a la entonces vicepresidenta Gabriela Michetti pidiendo explicaciones a Cimadevilla por una declaración indagatoria en el contexto de la causa.

«El audio está sacado de la denuncia penal que hice; (el ex presidente) Mauricio Macri nunca me habló de esto pero sus colaboradores lo invocaban a él», añadió.

Por su parte, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, expresó sobre el tema que «no está bien que los poderes de la República se atraviesen unos a otros salvo los casos en que sea adecuado, pero no soy inocente y sé que los poderes hablan entre sí y todos somos sujetos de presiones».

«Es el juego de la política, la Justicia y el Estado, el punto es si uno hace eso que le piden, pero la comunicación existe porque todos le hacemos saber al otro lo que queremos de él, hay que ver cuál es el punto de presión y si en eso se esconde una amenaza», dijo Knoblovits a Futurock FM.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.