AR flights 728 x 90

Un avión se estrella en el mar en Indonesia con 189 ocupantes

Los socorristas encontraron «desde hace horas restos humanos que ya no estaban intactos (…) por lo tanto es probable que las 189 personas (a bordo) hayan muerto».

Los 189 ocupantes de un avión Boeing 737 de la compañía indonesia Lion Air, que se estrelló este lunes en el mar tras despegar de Yakarta, están «probablemente» muertos, indicaron los servicios de rescate.

Los socorristas encontraron «desde hace horas restos humanos que ya no estaban intactos (…) por lo tanto es probable que las 189 personas (a bordo) hayan muerto», declaró Bambang Suryo Aji, director operativo de los servicios de rescate indonesios, en rueda de prensa.

El capitán del Boeing 737 MAX de la compañía de bajo coste Lion Air solicitó regresar al aeropuerto de la capital poco antes de que se perdiera el contacto con control aéreo, hacia las 06:30 (23:30 GMT del domingo). Iba rumbo a Pangkal Pinang, una ciudad de la isla de Bangka, frente a Sumatra.

“El avión se estrelló en el agua”, declaró a la AFP Yusuf Latif, portavoz de la agencia encargada de las búsquedas. Según dijo el presidente de la aerolínea, Edward Sirait, el avión había sido reparado por un problema técnico.

El aparato “fue reparado” en la isla de Bali “y luego voló a Yakarta”. “Los técnicos en Yakarta recibieron un aviso y efectuaron una reparación antes de que partiera hacia Pangkal Pinai”, su destino en el momento del accidente, agregó la fuente.

Sindu Rahayu, director general de la Aviación Civil en el ministerio de Transportes, anunció en otro comunicado que transportaba 178 pasajeros adultos, un niño y dos bebés, así como dos pilotos y seis miembros del personal de cabina. Un italiano y un indio formaban parte de la tripulación.

“El avión solicitó volver a su base antes de desaparecer de los radares”, dijo Rahayu. El portal de seguimiento de vuelos Flightradar muestra, en un mapa, la trayectoria que, tras despegar en dirección suroeste, gira al sur y luego al noreste, antes de interrumpirse bruscamente sobre el mar de Java, no muy lejos de la costa.

Imágenes de restos del aparato, entre ellos un tobogán de evacuación y de teléfonos móviles, fueron publicadas en Twitter por el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho.

En otras filmadas en el aeropuerto de Pangkal Pinang –destino del vuelo– se podía ver a familias llorando, hablando con sus teléfonos móviles y abrazándose. Algunas de las personas musitaban: “Oh, Dios mío”.

“Si mi hija está muerta, sólo espero que sea enterrada como se merece”, aseguró Zainal Abidin en declaraciones a la AFP, que espera desesperado en el aeropuerto de Jakarta noticias sobre ella.

Más allá, Ermayati se impacienta por su marido Muhamed Syafi, de 45 años, que estaba en el avión. “Esta mañana me llamó para saber cómo estaba su hijo pequeño”. Esa fue la última vez que pudo hablar con él, se lamenta.

Indonesia, un archipiélago del sureste asiático de 17 mil islas e islotes, es muy dependiente del transporte aéreo, y los accidentes son frecuentes. Lion Air estuvo implicada en varios incidentes.

En agosto de 2017, un Boeing de la compañía dañó un ala de un ATR-72 de Wings Air que esperaba despegar en el aeropuerto internacional de Kualanamu, en Medan, tercera ciudad del país, al norte de Sumatra.

La colisión no causó ningún herido. En mayo de 2016, dos aviones del grupo Lion Air colisionaron en la pista del aeropuerto de Soekarno-Hatta, en la periferia de Yakarta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.