El Gobierno no lo pudo evitar: paro nacional de trabajadores de la salud

El Ministerio de Trabajo prorrogó este martes por 5 días hábiles desde esta medianoche la conciliación obligatoria en el conflicto salarial entre la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa) y las cámaras patronales, por lo que el gremio convocó a un paro nacional con movilización para el 4 de agosto próximo.

La organización sindical que conducen Carlos West Ocampo y el cotitular de la CGT, Héctor Daer, había convocado hoy a un paro nacional de 24 horas a partir de la 0 del jueves ante «la permanente intransigencia patronal a recomponer los salarios».

La decisión oficial fue impuesta esta tarde por la directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Gabriela Marcello, quien exhortó a sindicalistas y empresarios a mantener «la mejor predisposición y apertura para continuar el diálogo y contribuir a la paz social y a mejorar en ese contexto las relaciones laborales», indicó la funcionaria.

La huelga nacional había sido convocada por la Fatsa en todas las clínicas, sanatorios, laboratorios, geriátricos y hospitales de comunidad privados comprendidos en 5 convenios colectivos laborales en demanda de un aumento del 45 por ciento.

«La decisión ministerial es injusta e ilegítima. No se puede impedir la realización de medidas de fuerza, cuya única finalidad es lograr la actualización de los básicos del sector asistencial. El gremio negocia hace más de dos meses de buena fe y, los empresarios, se niegan a formular una propuesta», indicó un documento sindical.

Los gremialistas aseguraron que la resolución de la cartera laboral solo dilata «la solución del conflicto salarial», por lo que ratificaron la huelga nacional para el 4 de agosto, que será acompañada por «una gran movilización en la ciudad de Buenos Aires», afirmaron.

«Si los trabajadores pelean contra la pandemia de coronavirus pueden hacerlo en rechazo de la mezquindad de los empresarios. Gobierno y patrones deben prestar atención y asumir las responsabilidades. Cuando una injusticia social alcanza esta dimensión es porque no son reales las prioridades declamadas», señaló Daer.

El sindicato nacional había decidido profundizar el plan de lucha que realiza desde hace varias semanas ante el fracaso de la negociación paritaria con las cámaras.

Ese plan de acción gremial no fue interrumpido durante la vigencia de los 15 días de conciliación obligatoria dictada por la cartera de Trabajo, que expiró el jueves último y hoy fue prorrogada otros 5 días hábiles ante la convocatoria a la medida de fuerza.

La huelga nacional comprendía a los trabajadores de las empresas encuadradas en los convenios colectivos laborales 122/75, 108/75, 103/75, 107/75 y 459/06.

El paro iba a realizarse desde la medianoche del jueves hasta las 24 del viernes próximo, y cada sindicato de primer grado afiliado a la entidad nacional había sido facultado a convocar a asambleas o movilizaciones para exteriorizar el conflicto.

«Las escalas salariales de esos convenios colectivos de trabajo están vencidas y, luego de extensas negociaciones, no hubo acuerdo posible con el sector empresario, que se negó de forma sistemática a convenir los justos reclamos», aseguró el gremio.

Los trabajadores del sector asistencial de la sanidad habían paralizado las tareas durante 4 horas por turno en todo el país al día siguiente de vencida la Ley 14.786.

«Sin embargo, las negociaciones continúan estancadas, por lo que se impone la prosecución del plan de acción gremial para renovar esos convenios», concluyeron West Ocampo y Daer, quienes ratificaron que «sin salarios dignos no hay salud posible».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.