En la PBA más de 4 millones de alumnos volvieron a las aulas

Más de 4 millones de alumnos bonaerenses de establecimientos públicos y privados regresaron este lunes a las clases presenciales en los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires, tras el receso invernal, y lo hicieron «de manera cuidada» para evitar contagios en el marco de la pandemia de coronavirus.

Mochilas, barbijos, gorros de lana y camisetas térmicas fueron hoy protagonistas del nuevo inicio escolar en esta segunda mitad del año que encuentra con la modalidad presencial a la totalidad de los municipios bonaerenses, con unos 4.240.000 alumnos que volvieron a las aulas en un total de 16.400 establecimientos con clases presenciales «cuidadas» en contexto de pandemia.

«Entró contenta y a mí me parece genial que vuelva la presencialidad en todos los distritos de la provincia, ya que cuando es virtual pierden un poco la vida social», dijo a Télam Vanesa Wagner, de 38 años, mamá de Emilia, quien retomó hoy su ciclo en cuarto grado del Colegio Santa Margarita, de la ciudad de La Plata.

Vanesa, representando a la mayoría de los responsables adultos de las y los estudiantes, desea que esta presencialidad «pueda tener continuidad».

«Tengo incertidumbre con la nueva variante del coronavirus, ojalá para la primavera el porcentaje de vacunados sea alto y todos retomemos un ritmo de nueva normalidad, ir a la escuela todos los días y con actividades, siempre con cuidados», agregó.

El regreso a las aulas se da en el marco del Plan Jurisdiccional para un Regreso Seguro a las Clases Presenciales, acordado con gremios y el resto de la comunidad educativa el año pasado.

En esa segunda etapa del año, las clases en la provincia de Buenos Aires se dictarán nuevamente, mediante el sistema de rotación presencial semanal. Es decir, una semana concurre al establecimiento la mitad de un curso y estudiarán desde sus casas la semana siguiente.

Es el caso de Sofía Pilkowicz, alumna de quinto grado de la Escuela Joaquín V. González, quien dijo a esta agencia: «Hoy volví a clases, pero como soy burbuja dos, fue de manera virtual» y añadió: «Tuve Ciencias Sociales por Zoom, y la semana que viene me toca presencial, aunque me tengo que despertar temprano cuando me toca ir a la escuela, prefiero las clases presenciales para estar con mis amigas».

Coincidió con ese punto Sabrina Carrasco, madre de Renata, quien asiste a quinto grado de la Escuela Monseñor Alberti, y resaltó que «pese a que todos los padres y madres se han ido aggiornando a las distintas modalidades que se plantearon, la mayoría prefiere que sea la mayor cantidad de horas presenciales posibles».

El Plan Jurisdiccional establece pautas para la organización institucional de las escuelas para posibilitar el distanciamiento social, la adecuada circulación de aire y la desinfección y por eso, los modelos de organización escolar y pedagógica se implementan considerando el espacio que dispone cada establecimiento para respetar el distanciamiento social obligatorio.

Ernestina Martínez comentó que tiene un hijo en cuarto grado y una hija en segundo, en la Escuela Tercer Milenio, de City Bell y que a partir de este lunes empiezan a ir cuatro días a la semana, 7 horas por día, cuando antes iban todos los días, tres horas diarias.

«Con este cambio, están felices y a nivel organización familiar es mucho más fructífero para poder coordinar en cuanto a lo laboral», subrayó en declaraciones que reprodujo la agencia estatal de noticias Télam.

El regreso a la presencialidad fue anunciado el martes pasado por el gobernador Axel Kicillof quien destacó que después del receso invernal «toda la provincia de Buenos Aires vuelve a las clases presenciales».

Es que hasta el comienzo de las vacaciones, 13 ciudades estaban en fase 2, donde las clases se dictan de manera virtual o a través de cuadernillos impresos. Esos municipios ahora ingresaron en fase 3, por lo que retornaron a la presencialidad junto a las ciudades que se ubican en etapa 4.

Se trata de 9 de Julio, Bolívar, Carlos Tejedor, Chacabuco, Coronel Pringles, Florentino Ameghino, General Belgrano, General Lavalle, General Viamonte, Hipólito Yrigoyen, Junín, Leandro N. Alem, Lincoln, Lobería, Maipú, Monte Hermoso, Pehuajó, Pellegrini, San Cayetano, Suipacha, Trenque Lauquen y Tres Lomas.

«Tanto mi marido como yo, y los chicos mismos, preferimos presencialidad porque les ayuda a aprender desde otra forma, mucho mejor», dijo Sebastiana Guastella, madre de tres hijos: Manuela, que va a sexto grado en el Colegio Raíces; Lucas, que va a tercer año del Colegio San José Obrero; y Tomás, que va a quinto en el Colegio Nacional Rafael Hernández, de la capital bonaerense.

Sebastiana comentó en declaraciones que reprodujo la agencia Télam que Manuela continúa con el mismo cronograma de asistencia de antes de las vacaciones, con presencia curricular y extracurricular, y dos burbujas.

El colegio estableció presencialidad completa para primero, segundo y tercer grado por un tema de matrícula y poder respetar las distancias en base al espacio.

Lucas, que va a un colegio religioso, está separado en burbuja uno y dos, y Tomás, que va al Nacional, «esta semana tiene horario cortado y solo asistirán quienes tengan que recuperar notas».

«Con la clase presencial la atención es distinta y esto permite que los chicos se vuelvan a relacionar con sus amigos, compartir espacios que faltaron todo el año y pasado y ellos necesitan. Destaco todo esfuerzo que puedan hacer los colegios, dependiendo de la matrícula y el espacio con que cuenten, para que los chicos vuelvan al aula», opinó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.