Martín Fierro: Algunas reflexiones

Click en el reproductor para escuchar esta nota:

Martín Fierro representa la imagen verdadera de un hombre libre, indomable, recio, que apreciaba a Dios, que creía en la libertad y la ley, a pesar de que todos a su alrededor la transgredían.

Martin Fierro es la personificación verdadera del gaucho de la pampa, condenado al servicio forzoso de las armas, desheredado de todos sus derechos de ciudadano, perseguido por la autoridad civil, oprimido por la autoridad militar, explotado por los negociantes aventureros, afligido por el hambre y la desnudez en los campamentos de la frontera.

Desde hace años el país celebra el 10 de noviembre como Día de la Tradición, organizándose para esa jornada, especialmente en instituciones que cultivan el recuerdo del gaucho de otros tiempos, actos con los que se reviven antiguas costumbres de las gentes de nuestros campos, o con los que se trae al seno de las grandes ciudades, la presencia de imágenes humanas de la campaña de hoy.

El Día de la Tradición, establecido como una de las muchas tentativas para salvar algo de lo que se perdía, no ha alcanzado aún la resonancia nacional que se merece. Nuestro deber es señalarlo así, sobre todo teniendo en cuenta que existe en toda la república la materia viva con la que es posible plasmar un gran movimiento colectivo que, basándose en valores morales auténticos, sistematice la exaltación del carácter argentino, representado típicamente por el pueblo rural que, extraña a las ideologías que chocaban en el mundo de principios del siglo XIX, sin poseer una cultura política que le permitiese discriminar los problemas de la hora, contribuyó, sin embargo, generosamente, con su brazo y su sangre a forjar una nación, una patria.

La exaltación de ese carácter no implica, necesariamente, la creación de un mito. El gaucho, tanto sea el pampeano que abrió senderos para la libertad como las primeras expediciones ordenadas por la Junta de Mayo, como los que, respondiendo a un llamamiento de la tierra, no tardaron en sumar su esfuerzo a la gesta emancipadora, extendiendo por todo el territorio la presencia de un espíritu y de un coraje, que pertenece a la historia y no a la leyenda.

Es también de la historia el gaucho que, muchas veces olvidado, huérfano del apoyo que no sabían brindarle los que ignoraban su naturaleza verdadera, hizo posible la consolidación de la soberanía nacional con el establecimiento de una de nuestras industrias fundamentales: la ganadería.

Los invito a leer GRATIS (click aquí) mi último ensayo: Martín Fierro: Algunas reflexiones. Tan actual y vigente que su lectura,  análisis y sus enseñanzas ningún argentino -desde la escuela primaria- debería olvidar.

Por: Ernesto Martinchuk

Por Ernesto Martinchuk, periodista.

Periodista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.