La banalización de la política

A pocos días de las elecciones, la farandulizacion de la política se impuso en un escenario complejo, tanto para el oficialismo como para la oposición, que no lograron captar el interés de una sociedad atravesada por la apatía y la falta de respuestas.

A pocos días de las PASO, la campaña parece ser eterna e intrascendente. Una campaña vacía de contenidos y alejada de los problemas que enfrenta la sociedad, profundizada por la pandemia del Covid-19.

La ridiculización de la política y el show mediático que se vieron durante estos meses, mostraron la falta de visión de la dirigencia y la desconexión con una realidad mucho más compleja de lo que pueden transmitir los precandidatos.

El 2021 no es un año más de elección, marca un antes y un después. Tanto el oficialismo como la oposición no logran llegar al electorado porque van por caminos diferentes a lo que le sucede a los votantes.

La apatía y la falta de conocimiento respecto de quiénes se postulan demuestran el cambio de paradigma que está atravesando la política nacional.

La política y la juventud

Estar en las plataformas que utilizan los jóvenes no implica asegurarse votos, subestimar a ese electorado es una de las principales falencias a las que se enfrentan los partidos.

¿A quiénes se les habla?, ¿cuáles son las plataformas con las propuestas que llevarán al Congreso de la Nación? Claramente, no es un comicio más – una decisión que se toma a simple vista – porque el sistema democrático está demostrando sus fisuras, en cuanto a la lejanía de la sociedad.

Candidatos con discursos de odio y de antipolítica, pero postulándose dentro del juego democrático habla de las contradicciones a la hora de ir “por todo o nada” en busca de poder. Ese es el objetivo final.

La apuesta del 12 de septiembre

La política es construcción de poder, pero no un cheque en blanco y quienes no entiendan eso seguirán siendo outsiders. La transformación jamás llegará.

La banalización de la política y la falta de visión son los ejes centrales en una campaña que no demuestra interés ni voluntad de ir a votar.

A 6 días de una de las elecciones más atípicas de lo visto hasta el momento, hay indicios de lo que sucederá el próximo 12 de septiembre: apostar a partidos no tradicionales. El talón de Aquiles estará en el porcentaje de participación y el voto en blanco, algo que intentarán evitar las principales coaliciones de partidos.

El problema no es la política, sino su banalización. Y este 2021 demostró hasta dónde se puede llegar.

Por: Carolina Dávila

Carolina Davila

Licenciada en Ciencia Política (UBA). Periodista acreditada en el Congreso de la Nación desde 2014. Trabaja en radio, TV y gráfica. Especializada en técnica legislativa y análisis de discurso político.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.