Brasil le ganó 2 a 0 a Serbia y ahora va por México

Paulinho y Thiago Silva marcaron los goles del equipo de Tite, que cerró el Grupo E como líder con siete puntos, seguido por Suiza con cinco.

Brasil derrotó 2-0 a Serbia este miércoles en Moscú y jugará con México en los octavos de final del Mundial de Rusia-2018.

En el Spartak Stadium, Paulinho al minuto 36 tras un magistral pase de Coutinho, y Thiago Silva a los 68 de cabeza, tras un córner lanzado por Neymar, marcaron los goles de Brasil.

La única mala noticia para los brasileños en la calurosa noche moscovita fue la lesión muscular del lateral izquierdo Marcelo, que fue sustituido en el minuto 10 por Filipe Luis.

Es cierto que el elenco dirigido por Tite tenía un escenario mucho más sencillo que los europeos. Y es que le bastaba el empate para asegurarse el pase a octavos. El DT salió con la idea de no especular y puso toda la carne en el asador.

Neymar, Gabriel Jesus, Coutinho, Willian y Paulinho jugaron de arranque en el Spartak Stadium, pero la primera noticia fue un golpe para Brasil. Marcelo, su lateral izquierdo, se lesionó y abandonó el césped con una lesión de espalda que no le permitía prácticamente moverse. Fue sustituido por Filipe Luis, un jugador sin el carisma de Marcelo pero de enormes garantías.

La primera gran ocasión del partido no llegó hasta el minuto 25, cuando Neymar, con la zurda, obligó al arquero Vladimir Stojkovic a realizar una buena estirada. Cuatro minutos después, Brasil volvió a avisar por medio de Gabriel Jesús, cuyo disparo fue repelido por la pierna de un defensor cuando la «torcida» brasileña ya cantaba el gol.

No tuvieron que esperar mucho más, ya que Paulinho se metió entre los centrales a los 36 para decantar la balanza del lado brasileño. El volante del Barcelona se desmarcó y su movimiento lo leyó a la perfección Coutinho. Paulinho llegó antes que el arquero rival y tocó la pelota ligeramente con la punta del pie para meter su primer gol en Rusia 2018.

Si Coutinho fue decisivo en las dos primeras jornadas con goles, este miércoles lo fue con una asistencia. Sigue robándole protagonismo a un Neymar que no termina de carburar en el Mundial.

El delantero del PSG continúa apagado. Una mala noticia para el pentacampeón. La buena es que de momento no necesitó la mejor versión de su crack para alcanzar los octavos.

Al descanso se llegó con un disparo de Neymar buscando la escuadra y sin noticias de Serbia en ataque. La única oportunidad de los balcánicos pasaba por ganar, así que tras la pausa salieron en tromba al área rival.

Serbia también hizo lo suyo. Asedió a Brasil y rozó el gol. Tuvo cuatro oportunidades en apenas cinco minutos: Adem Ljajic, Aleksandar Mitrovic en dos ocasiones y otra más de Sergej Milinkovic-Savic. Ninguno consiguió vencer a Alisson.

Y cuando mejor estaba jugando Serbia llegó el mazazo de Thiago Silva, que cabeceó un corner lanzado por Neymar para sentenciar el partido. El «10» brasileño se señaló el pecho, reclamando para sí mismo un protagonismo que, vistos los méritos en el césped, todavía no se ha ganado en Rusia 2018.

Pudo marcar a cuatro del final tras un afortunado rebote, pero el arquero serbio sacó el guante en el momento adecuado. Y volvió a frustrar a Neymar en el tiempo de descuento con otra atajada. El crack del PSG tendrá, de momento, un partido más para reivindicarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.