Milei necesita el gas de Bolivia y pagará una deuda que dejó Alberto Fernández

Click en el reproductor para escuchar esta nota:

El gobierno de Javier Milei prometió regularizar una millonaria deuda con Bolivia para poder garantizar la provisión de gas en invierno.

El ministro de Economía, Luis Caputo, dijo que se pagará una deuda de u$s 230 millones y se exploran alternativas para que no haya problemas de suministro en 7 provincias. Mantener un buen vínculo con el país vecino será fundamental para Javier Milei debido a que se necesitará de la provisión para que no falte gas en el norte argentino durante el invierno.

Vaca Muerta no alcanza

Gran parte de la provisión será por primera vez desde Vaca Muerta, dado que según fuentes del sector privado, hay expectativa con que se llegue con la construcción del Gasoducto Norte, una de las pocas iniciadas de la obra pública puso en marcha la presidencia de Javier Milei.

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, reveló durante la primera audiencia pública del año, que el gobierno de Alberto Fernández dejó sin pagar u$s 230 millones por la importación de gas desde Bolivia, lo que equivale a más de un trimestre. 

El Gobierno recibió un apercibimiento de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la petrolera estatal boliviana.

El ministro de Economía y Finanzas de Bolivia, Marcelo Montenegro, dijo que llegó a un acuerdo con Caputo. 

«Ya hablé con el ministro, para que podamos ponernos al día», afirmó durante una entrevista radial.

Pago de la deuda

Montenegro explicó que a partir de enero comenzó a regularizarse la deuda, y se finalizará en abril, a un ritmo de u$s 57 millones de dólares mensuales.

Después de décadas de abastecimiento, el 31 de julio finaliza el contrato de abastecimiento en firme entre Argentina y Bolivia, que abastece a 7 provincias del norte. 

Podría reemplazarse con recursos de Vaca Muerta, pero para eso debería estar finalizada la Reversión del Gasoducto Norte, una obra pública que se retrasó en el medio del cambio de gobierno y de los recortes en la obra pública.

El Gasoducto Norte tiene un costo de u$s 710 millones, que si bien el 76% lo financia un organismo multilateral (la CAF), el restante lo tiene que transferir el Tesoro, en un contexto donde los gastos de capital se desplomaron en un 76% en enero, según la OPC.

La expectativa empresaria es llegar con gran parte de la obra finalizada de cara al invierno. Sin embargo, así todo se necesitará abastecimiento de Bolivia.

Con información de agencia NA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.