Científicos elaboraron gráficos sobre la maduración cerebral desde las 15 semanas hasta los 100 años

Click en el reproductor para escuchar esta nota:

Un estudio sobre desarrollo cerebral, realizado en más de 100 mil participantes, permitió elaborar gráficos sobre la maduración del cerebro desde un feto de 15 semanas hasta un anciano de 100 años, lo que posibilitará «detectar patrones de cambios» asociados a patologías como el Alzheimer, informó este viernes el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) y publicado en la revista Nature, confeccionó un mapa de referencia para el crecimiento del cerebro mediante el análisis de 123.984 resonancias magnéticas procedentes de todo el mundo.

De esta forma, los científicos identificaron los períodos críticos del desarrollo, como el aumento aproximado del 70% del tamaño cerebral entre las 17 semanas después de la concepción y los tres años.

Denominado BrainChart, el modelo también permitió detectar anomalías asociadas con patologías, desde un diagnóstico de deterioro cognitivo leve hasta el Alzheimer.

“Todavía estamos en una fase muy temprana. A medida que el escaneo cerebral se abarate y se haga cada vez más accesible, esperamos que nuestras tablas permitan más estándares cuantitativos y faciliten los descubrimientos neurocientíficos”, explicó Richard Bethlehem, uno de los líderes de la investigación.

“Además, matizar la velocidad de desarrollo de propiedades específicas como el grosor cortical o el período de diferenciación entre la materia gris y la blanca (los tipos de tejido más abundantes en el cerebro) no se había hecho antes de forma exhaustiva”, añadió.

Los gráficos cerebrales obtenidos también permitieron a los investigadores confirmar a qué edad alcanzan su máximo volumen las principales clases de tejidos y cuándo llegan a la madurez ciertas regiones del órgano.

Por ejemplo, se detectó que la materia blanca se incrementa desde la mitad de la gestación hasta la primera infancia, alcanzando su punto máximo de desarrollo antes de los 29 años, mientras que su disminución comienza a acelerarse a partir de los 50.

Otro de los hallazgos en relación a la materia gris -encargada de controlar las funciones corporales y el comportamiento básico- arrojó que aumenta rápidamente a partir de la mitad de la gestación y alcanza su punto máximo antes de los seis años, para luego empezar a disminuir lentamente.

Bethelemen señaló que, si bien todavía se encuentran “en una fase muy temprana”, los gráficos “ya empiezan a proporcionar información interesante sobre el desarrollo del cerebro”.

A medida que el escaneo cerebral se abarate y se haga cada vez más accesible, esperan que las tablas “permitan más estándares cuantitativos y faciliten los descubrimientos neurocientíficos”, agregó.

“La principal limitación es que, por el momento, solo contamos con los datos de estudios sesgados de América del Norte y Europa que implican en gran medida a personas que viven en ciudades de clase media o alta”, puntualizó Bethlehem.

Sin embargo, los investigadores coincidieron en la necesidad de obtener más datos de resonancia magnética “sobre grupos socioeconómicos y étnicos hasta ahora poco representados”, para confeccionar “tablas más representativas de toda la población”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.